Callejero ejemplar para la ciudad

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ

Nombres como Calvo Sotelo, Batalla de Brunete o Batalla de Teruel podrían desaparecer del callejero capitalino. El Consejo Asesor de la Memoria Histórica abordará en la reunión que mantendrá este viernes la creación de una comisión de estudio de las vías vinculadas a la dictadura, para cumplir con la Ley de la Memoria Histórica.

Con cuidado y sin prisas», así asegura el concejal de Participación Ciudadana, Sergio Millares, que se va a desarrollar el proceso de revisión del callejero del municipio capitalino al que se ha comprometido el Ayuntamiento con las asociaciones de la Memoria Histórica de Canarias. Asegura que este viernes va a llevar a la reunión que mantendrá el consejo asesor que reúne a la mayor parte de estas organizaciones, «la creación de una comisión de estudio del callejero actual de Las Palmas de Gran Canaria para ver las que están relacionadas con la dictadura, en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica».

Aunque aclara que son propuestas a título personal y que tendrán que ser respaldadas por el referido consejo, Millares alude a vías como la dedicada a José Calvo Sotelo, que discurre en paralelo al Guiniguada y que une el mercado de Vegueta con Obispo Codina. «Esta calle es clave, porque estamos hablando de una persona a la que el franquismo considera un mártir», expone.

Añade que «fue asesinado» poco antes del golpe militar, «pero es evidente que no merece el nombre de una calle porque si leemos las soflamas suyas en el Parlamento republicano, eran soflamas fascistas». Además, apunta que «si consideramos que las calles deben ser nombres de personas ejemplares, ésta no lo es».

Otras posibles candidatas a formar parte de un listado de vías a excluir del actual callejero de la ciudad son aquellas que recuerdan episodios de la contienda civil española, tales como Batalla de Brunete, Batalla de Teruel o Batalla del Ebro. «Son batallas que el franquismo utilizó de símbolo», comenta Millares, por lo que entiende que «no parece que sea recomendable» conservarlas atendiendo a la «Ley de la Memoria Histórica», que es «lo que vamos a cumplir». Añade que tiene en mente los nombres de otras vías «que me reservo», pues pretende seguir investigando.

Asegura que en la actualidad no existe un inventario de calles franquistas en la ciudad y que «lo que vamos a hacer es empezar a abordarlo». Pero recalca que las propuestas de esa comisión de estudio tendrán que ser aprobadas por el Consejo Asesor de la Memoria Histórica antes de ser elevadas al pleno municipal. Aclara que es un «proceso complicado» que se cometerá «con paciencia».

Asimismo, el edil explica que someterá al consejo la denominación del muelle Primo de Rivera. Recuerda que la Autoridad Portuaria «llevó a su consejo hace unos meses» la petición de Luis Ibarra de darle el nombre de Adolfo Suárez, pero que «se quedó sobre la mesa» porque Ayuntamiento y Cabildo, en manos del PP, no lo respaldaron.