Ausencia de educación sexual

30/11/2015
ETIQUETAS:

Las conductas de riesgo en la práctica sexual es la principal vía de contagio del VIH. De ahí que la necesidad de incluir la educación afectiva y sexual en el curriculum escolar sea uno de los mantras más repetidos por las ONG. Los jóvenes saben poco de sexo y le han perdido el miedo al sida, asegura Alberto Pérez.

"Hay estudios que afirman que si los adolescentes y jóvenes recibieran  educación sexual y afectiva en los colegios, se iniciarían en el sexo más tarde y segura y, por lo tanto, serían más precavidos frente al sida. Saben poco de sexo y le  han perdido el miedo al Sida", sentencia Alberto Pérez, psicólogo de Amigos contra el Sida. "Y no hablo simplemente del concepto de educación sanitaria normalmente en uso, sino del concepto de costumbres saludables, porque a pesar de la elevada información que se les ofrece acerca de la enfermedad, muchos jóvenes siguen pensando que la relación sexual no es una práctica de riesgo", matiza.
La ONG ofrece charlas en colegios en las que se habla "sin barreras religiosas, ni sociales y educativas y con naturalidad" de la prevención y de los riesgos de tener relaciones sexuales sin preservativo. Amigos contra el Sida llega a 6.000 alumnos de partir de 2º de la ESO cada año, una tarea informativa en la que se les trata de concienciar que la infección por VIH se transmite, en su mayoría, 94,4 %, por vía sexual y que hay que utilizar el preservativo para protegerse.  

Mañana martes se celebra el Día Mundial del Sida con el lema 30 años de logros. 30 años de retos. En este sentido, la estrategia fundamental de prevención del sida se apoya en la información a la población y educación para la salud para jóvenes y adolescentes con el fin de "disminuir el riesgo de contraer infecciones por VIH", destaca Domingo Núñez, jefe de Epidemiología y Prevención de la Dirección de Salud Pública del Servicio Canario de Salud (SCS).

Núñez comparte opinión con Pérez en lo que refiere a la imagen que tienen los jóvenes del VIH. "Es cierto que ya poca gente muere de sida, pero es una enfermedad crónica que obliga a pasarse el resto de la vida tomando medicación y que puede presentar complicaciones y, por eso, quizá, los jóvenes han perdido el miedo al contagio", resalta. Por otro lado, concreta que el 70 % de las nuevas infecciones en Canarias corresponden a un varón, de 20 a 40 años, que la ha adquirido por relaciones sexuales desprotegidas con otros hombres. "Me preocupa este colectivo porque es en el que más está aumentando el número de casos, pero también,  el 30 % de personas que se estima que no están diagnosticadas y que contribuyen a un    60-70 % de las nuevas transmisiones", dice. "No hay que olvidar que todas  somos susceptibles de padecer esta infección si tenemos prácticas de riesgo", agrega Núñez.

Carles Barres y Lourdes Capote, de Promoción de Salud del SCS, explican que los objetivos contra esta patología están marcados en el Plan Estratégico de Prevención y Control de la infección por el VIH y otras infecciones de transmisión sexual 2013-2016 del Ministerio de Sanidad, a través de campañas informativas anuales –carnavales, Día Internacional de la Homofobia y Transfobia, semana europea de la prueba del VIH y día mundial– para concienciar  del uso del condón y la importancia de hacerse la  prueba rápida diagnóstica y para que se tenga acceso al preservativo, a su uso correcto y al mensaje preventivo.  Sanidad y ONG mantienen una colaboración para llegar a todos los canarios e intentan "adelantar los diagnósticos y tratamientos", dicen Barres y Caporte, a través de las pruebas rápidas. "Se hacen unas 600 anuales y hay unos 30 positivos", cuantifican los técnicos.