Ajuar funerario aborigen

15/10/2011

El Museo Arqueológico Benahoarita de La Palma, situado en Los Llanos de Aridane, enriquecerá sus vitrinas. El centro ofrecerá información detallada del mundo sepulcral de los primeros pobladores del la Isla y del ajuar funerario. La iniciativa, sobre todo, está orientada a la divulgación entre la comunidad educativa.


El legado prehispánico de La Palma es uno de los más valiosos de Canarias. Constituye un cotizado tesoro que, como factor de desarrollo turístico, enriquece el modelo de progreso de la Isla vinculado con los recursos culturales y los valores más apegados a la tierra. En esta línea, el Cabildo, a través de su Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, ha contratado los servicios de la arqueóloga, especialista en paleontología humana, Nuria Álvarez Rodríguez, para llevar a cabo una serie de trabajos en el Museo Arqueológico Benahoarita (MaB) de Los Llanos de Aridane.


Una de las actuaciones, abundaron desde el reseñado departamento de la primera Corporación palmera, «será la continuación del inventario de las colecciones de restos arqueológicos que forman parte de los fondos del MaB, y que se han visto notablemente incrementados a raíz de la apertura del mismo en abril de 2007».


La idea es ofrecer una información, lo más detallada posible, del mundo funerario aborigen que «va desde los ritos sepulcrales, enfermedades y traumatismos, al ajuar funerario, entre otros», expusieron. La futura exposición de tales vestigios, ponderó la reseñada fuente, «va a estar orientada, sobre todo, a su divulgación entre la comunidad educativa de la Isla, de tal forma que pueda ser visitada por escolares y explicada por la propia paleontóloga Nuria Álvarez Rodríguez».


Sin embargo, resaltó, «los proyectos más ambiciosos están centrados en el estudio de los restos humanos benahoaritas (primeros pobladores de La Palma)». Por un lado, añadió, «se realizará una exposición temporal con los materiales procedentes de la necrópolis del Salto de Casimiro, en el Barranco de Hermosilla, en El Paso, que fueron descubiertos a comienzos de la década de los 70 del siglo XX». Los citados materiales, recordó, «se conservaron en las dependencias del Ayuntamiento de El Paso hasta que el año pasado fueron entregados al Museo Arqueológico Benahoarita».

Necrópolis. Los primeros estudios indican que se trata de «una gran necrópolis de la que se rescataron, al menos, los restos de 15 personas, acompañadas de ajuar funerario compuesto por vasijas, piezas líticas, restos malacológicos o punzones de hueso y restos óseos de ovicápridos y cochinos jóvenes». Este último animal, dijo, «es la primera vez que se detecta en un yacimiento arqueológico funerario de La Palma». Los fragmentos de cerámica apuntan a una necrópolis usada durante los momentos más antiguos del poblamiento prehispánico (Fases I y II).