Actrices que se ponen en lo peor

20/12/2013

Dos de las figuras escénicas más reconocidas de las Islas, Blanca Rodríguez y Mari Carmen Sánchez, afrontan este sábado un nuevo reto interpretativo: Hacer teatro en un cine a «una hora golfa» y con la idea de presentar «un espectáculo diferente». La cita es este sábado en los Monopol.

Se llama Noches de Cabaret y teatro y la idea es del productor José Talavera. «Pretendemos  organizar una programación estable durante todo el año», explicó el jueves a la entrada de los Multicines Monopol, el lugar escogido para su proyecto.

La inauguración está a cargo de las actrices canarias Blanca Rodríguez y Mari Carmen Sánchez y la obra escogida es Ponte en lo peor, de Yolanda García y dirección de Quino Falero.

«Aplaudimos este proyecto. Nos parece una buena idea actuar en salas alternativas, lo que nos da la oportunidad de entrar en un espacio como un cine, los Monopol, y actuar en una hora golfa», dijo Blanca Rodríguez. A su juicio, se abre a los profesionales «una puerta muy interesante» porque «hay espectáculos que se mueren de risa porque no hay posibilidades para programarlos».

Por su parte Mari Carmen Sánchez destacó lo apropiado de la obra escogida. «Son personajes al límite,  muy al estilo del cabaret. Los cambios prácticamente se hacen ante los espectadores». Y coincidió con Rodríguez en señalar que «lo bonito del proyecto sería su continuidad y que, de verdad, existieran más salas alternativas en la ciudad para que no todo sean locales dependientes de organismos públicos».

Ponte en lo peor es un espectáculo de pequeño formato y «muy fresco», dijo Sánchez, muy popular estos días por su participación en la serie de televisión El tiempo entre costuras. «Pero que no piensen en la película Cabaret, nadie va a salir cantando money, money, money... Se trata de un espectáculo en el que el actor está desnudo ante el público, abordando situaciones dispares». Extraterrestres, militares, mujeres pijas, ... Ponte en lo peor abarca un «muestrario de personajes para los que todo pasa rápido» de tal forma que «al público no le da tiempo de respirar».
Otra de las novedades de esta apuesta es que tras la función las actrices compartirán tertulia con el público en La Bohême.