Kitesurf. GKA Grand Slam 2016

A por el Mundial de "kite" en Dakhla

ETIQUETAS:

La última prueba del Mundial de Kitesurf, modalidad en la que se surfea con tabla y cometa, se celebra estos días en Dakhla. este lunes, José Déniz y José Barreira, partieron rumbo a Marruecos para tomar parte y verse las caras con los grandes, aprenderán y disfrutarán de una experiencia única.

Los grancanarios Déniz y Barreiro siempre estuvieron vinculados al mar y a las olas. Barreira practicó surfing en sus inicios y Déniz dio el salto del windsurf a la cometa. Ambos lo hicieron atraídos por la poderosa adrenalina que genera volar y surfear a través de una cometa. este lunes, diez y seis años después de practicar su deporte en playas como Vargas o Salinas de Pozo y de competir, como muy lejos, en Fuerteventura, los dos amigos cogieron un avión rumbo a Dakhla para participar en la última prueba del GKA Kitesurfing Grand Slam Wave & Strapless Freestyle.

Esta nueva modalidad dentro del deporte que reúne olas, mar, viento y cometa porque la tabla ya no lleva las sujeciones que agarran los pies al hacer las maniobras, sino que el rider tiene que aprovechar el viento y la técnica para que no se le escape la tabla. «Es del 14 al 19 de octubre y estaremos en las modalidades de surfing y de freestyle hasta que nos eliminen», explicó Déniz. «También harán la prueba del salto más grande, la mejor maniobra o una prueba nocturna», relataron.

En la prueba, estarán los reyes del kitesurf, los caboverdianos Airton Kozzolino, Mitu Monteiro o Matchu López, con los que José Déniz ya se ha enfrentado y lo han eliminado. El entrenamiento al que se han sometido antes de esta prueba ha sido puro disfrute en el mar, ya que a la hora de competir, «lo mejor es pensar que es un día de playa más, no ponerse nervioso», dijo Déniz con conocimiento de causa. «Le dedicamos todo lo que podemos, mínimo tres veces por semana y máximo todos los días. En seco, el entrenamiento es como el surfing», explicó Barreiro. Los riders admiten estar «enganchados a la adrenalina».

«El poder que puede tener una cometa, la velocidad...», describen sobre cómo juegan a su antojo con el viento. A pesar de ser islas y estar rodeados por agua y viento, «el mejor viento está en Gran Canaria», dicen, los competidores se quejan de que nunca se haya hecho «ni competición ni exhibición de kite» en la Isla.