ETIQUETAS:

Como cada mes de agosto, llegan las perseidas o las llamadas lágrimas de San Lorenzo, una de las lluvias de estrellas más espectaculares que la madrugada de este jueves y viernes alcanzará su máxima actividad. Este año se prevé que el fenómeno sea uno de los más intensos de los últimos tiempos, según afirma el astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Miquel Serra-Ricart. Según los cálculos del investigador, la lluvia podría alcanzar hasta el doble de su actividad y se podrán contemplar hasta 150 meteoros por hora. Si le apetece ir a la caza de estrellas fugaces hay que saber de qué se trata y seguir algunas pautas.

1.  ¿Qué es una lluvia estelar? Es una traza de partículas de polvo y rocas que dejan los cometas o asteroides a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol. La nube de partículas resultante (llamados meteoroides) se dispersa por la órbita del cometa y es atravesada cada año por nuestro planeta en su órbita alrededor del Sol. Durante este encuentro, las partículas de polvo se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera de la Tierra y crean  las estrellas fugaces, que científicamente reciben el nombre de meteoros, según explica Miquel Serra-Ricart. El cometa progenitor de las Perseidas, el 109P/Swift-Tuttle, descubierto en 1862.

2. El mejor momento para verlas. Aunque las perseidas podrán verse hasta el 24 de agosto, las lágrimas de San Lorenzo alcanzarán su primer máximo de actividad esta madrugada, a partir de la media noche, hasta las 4.00 horas, un buen horario para verlo desde Canarias. El segundo pico de actividad será mañana, también a partir de la media noche. La luna creciente, explica Serra, que justo desaparecerá en la segunda mitad de la noche, no será problema para observar una buena cantidad de Perseidas.

3. Un meteoro cada dos minutos.  Según los modelos estándares, la actividad de las perseidas se sitúa alrededor de los 100 meteoros / hora (ZHR o tasas horarias cenitales), aunque este año, se prevé que la intensidad del fenómeno pueda duplicarse, apunta el investigador del IAC, que añade que en 2016 se espera más actividad de lo habitual debido a que este año Júpiter desplazó una parte de esta corriente de partículas hacia la órbita de la Tierra. Así, si los observadores están en el lugar adecuado podrán  ver una estrella fugaz cada dos minutos, algunas de ellas muy brillantes debido a sus altas velocidades de entrada en la atmósfera.  

4. Horizonte despejado y oscuro. «Para ver las perseidas basta con mirar hacia el cénit, justo encima de nuestras cabezas, y esperar», apunta el experto en meteoros. «Podremos verlas en cualquier punto de la bóveda celeste, solo es cuestión de paciencia». Además de esto, para su observación, hay que evitar la contaminación lumínica de las ciudades, porque si no la luz impedirá ver efímeras estelas de los meteoros, que tardan un segundo y medio en desaparecer. Según aconseja el astrónomo, también conviene buscar lugares en los que el horizonte esté despejado, por eso será mejor buscar sitios elevados en los que las montañas u otros obstáculos no oculten el cielo.

5.  ¿Se puede ver la lluvia con profesionales?  Son varios los observatorios que organizan jornadas de puertas abiertas. Dos de ellos son el de Tefía, en Fuerteventura y el observatorio de Temisas, en Gran Canaria. Asimismo, el espectáculo será retransmitido en directo para aquellos que no puedan desplazarse a los lugares óptimos para su observación y que no quieran perdérselo. El proyecto europeo Stars4all, en colaboración con el portal sky-live.tv, emitirá en directo desde el observatorio de La Palma y de Tenerife. Miquel Serra-Ricart presentará las dos conexiones programadas.

6. ¿Tiene riesgo la observación de la lluvia? El máximo peligro que tiene la observación de las perseidas es que aparezcan las nubes y estropeen el espectáculo, algo que este año no ocurrirá porque las previsiones del tiempo son buenas. Por ello, no se es necesario utilizar filtros. Según el astrónomo del IAC, los prismáticos y los telescopios solo serán una molestia. El investigador destaca que será necesario esperar alrededor de 15 minutos para que los ojos se acostumbren a la oscuridad. Es muy recomendable llevar unas mantas para estar tumbados y mirar hacia el cielo sin estar molestos. Para que la espera sea más agradable y el momento sea mágico, se recomienda incluir comida, bebida y algo de abrigo para evitar resfriados y pedir un deseo.