Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 23 de junio
Momento de la asamblea de cocineros celebrada en Gáldar. C7
Los cocineros rurales debaten sobre su presente y futuro desde Gran Canaria
Terrae

Los cocineros rurales debaten sobre su presente y futuro desde Gran Canaria

En una asamblea constituyente, celebrada en Gáldar, tras la que se elegirá al alcalde de los cocineros rurales, abrió fuego quien será hijo adoptivo de Terrae, Gastón Acurio

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 29 de abril 2024, 14:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Con más de 40 cocineros rurales debatiendo sobre su presente y su futuro arrancaba la segunda edición de Terrae en Gáldar, la que fuera primera capital de Gran Canaria. Y entre quejas y propuestas, una frase reivindicativa a modo de resumen a cargo de Pepe Ron (Bar Blanco, Cangas del Narcea, Asturias): «Los restaurantes rurales somos tan buenos como necesarios. No tienes que estar en Madrid o Barcelona para hacer una cocina justa, honesta y de temporada».

En una asamblea constituyente tras la que se elegirá al alcalde de los cocineros rurales, abrió fuego quien será hijo adoptivo de Terrae, Gastón Acurio, principal difusor de la cocina peruana, defensor de la relación entre cocineros y productores y del lema «no competir sino compartir», legado que quiere transmitir a los más jóvenes del sector.

De izquierda a derecha: Gastón Acurio; Teodoro Sosa; Minerva Alonso y Benjamín Lana.
De izquierda a derecha: Gastón Acurio; Teodoro Sosa; Minerva Alonso y Benjamín Lana. C7

Porque los más veteranos conocen de la importancia de mantener una íntima relación con el sector primario, como Roberto Ruiz (Hika Gastronomiko, Villabona, Guipúzcoa), quien recordó que el compromiso con el entorno era antes «habitual porque no había nada más». Sin embargo, las cosas han cambiado y Luis Alberto Lera (Lera, Castroverde de Campos, Zamora) se preguntaba: «¿Cómo es posible que hayamos hecho las cosas tan mal para que hace 35 años pudiésemos cocinar nuestro entorno y hoy no?» debido a las trabas administrativas.

También sobre la escasa colaboración de las administraciones para facilitar el trabajo de los restaurantes rurales habló María Solivellas (Ca na Toneta, Caimari, Mallorca), un ejemplo de trabajo en favor de su territorio, quien reclamó que Terrae sea el germen de «una asociación para trabajar juntos: qué necesitamos, cuáles son nuestras carencias e intentar resolver problemas, sobre todo con la Administración».

En la misma línea reivindicativa se alistaba Nandu Jubany (Can Jubany, Calldetenes, Barcelona): «No somos conscientes de la fuerza que tenemos entre todos. El Gobierno no nos considera y sin nosotros el PIB se hunde. Tenemos que ser un poco más duros porque entre todos damos mucho de comer y no lo ponemos en valor».

Incidía Edorta Lamo (Arrea!, Campezo, Álava) sobre «esa cagada monumental de las instituciones» contra el sector primario en vez de «ayudar a la tierra» y a los oficios que están «a las espaldas de los cocineros». Por ello defendió Terrae como un punto de encuentro en el que «enfadarse, discutir, hacer ruido y llegar hasta Europa con el alcalde» que resulte elegido.

Y apoyar a los agricultores, que siguen en pie de guerra, en sus reivindicaciones «porque sin ellos no somos nada», proclamaba Joan Capilla, de L'Algadir del Delta (Poblenou del Delta, Tarragona), quien también hizo referencia a las consecuencias del cambio climático en el sector primario y, por ende, en la cocina.

Noticia relacionada

Más allá de la Alcaldía de los cocineros rurales, Ignacio Echapresto (Venta Moncalvillo, Daroca de Rioja, La Rioja), incluso reclamó Concejalías de cocina fluvial o micológica para «potenciar productos olvidados que es lo que diferencia nuestras cocinas».

A Ignacio Solana (Solana, Ampuero, Cantabria) le ilusiona que la cocina rural pueda entusiasmar a las próximas generaciones para que sus protagonistas no se muden a la ciudad, y a Francis Paniengo (Portal del Echaurren, Ezcaray, La Rioja), el «verdadero drama» que sufren los destinos rurales, ante el que hay que ofrecer «discursos atractivos».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios