Ayuso durante su visita a Villaverde. / Efe

Ayuso evita comprometerse con Vox e insiste en que quiere gobernar en solitario

Abascal apremia a la presidenta madrileña a que diga si va a pactar con su partido tras el 4 de mayo

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

Lo reconoció por primera vez cuando apretó el botón nuclear de las elecciones y desde entonces Isabel Díaz Ayuso ha reiterado, un día sí y otro también, que su aspiración de cara al 4-M es gobernar en solitario. Es más, asegura que el espejo en el que se mira es el de Alberto Núñez Feijóo, quien obtuvo su quinta mayoría absoluta en los comicios gallegos del pasado 12 de julio. «Los pactos no han sentado bien en esta comunidad», justificó este jueves durante un acto de campaña en Madrid.

La presidenta regional no quiere socios «que pongan palos en la rueda desde dentro». En su entorno reconocen que los dos años de gobierno con Ciudadanos, que insiste en reeditar la coalición, han sido tensos. Especialmente, durante los meses más duros de la pandemia, cuando las muertes en las residencias de ancianos superaban los 6.000 muertos y los dos socios se reprochaban la gestión de la emergencia sanitaria.

Pero Ayuso sabe que no tiene asegurado gobernar de nuevo en Madrid y que es posible que necesite el apoyo de Vox o de Ciudadanos –si consigue superar el umbral del 5% de votos– para retener el poder. Por ello, evita confrontar con un partido u otro incluso cuando está en desacuerdo con su estrategia, como es el caso de la campaña puesta en marcha por los de Santiago Abascal contra los menores extranjeros no acompañados que llegan a la región. «Hay que integrarlos», aseveró la dirigente del PP durante el debate electoral con el resto de candidatos.

La «careta» de Gabilondo

Aunque Ayuso prefiere, al menos de momento, no detenerse demasiado en el capítulo de los pactos reconoce que, si no le queda otra, «a la hora de elegir siempre preferiré a partidos que están a mi lado o que han estado a mi lado». Lo que tiene claro es que por la izquierda nunca. «Yo con el desastre –remarcó– no pacto». La presidenta madrileña considera que Ángel Gabilondo «se ha quitado la careta», después de que socialista levantara el veto a Pablo Iglesias. «Nunca he visto a nadie mentira tanto», remachó.

Ayuso respondía así al líder de Vox, Santiago Abascal, que por la mañana, en una entrevista en EsRadio, la apremiaba a aclarar si está dispuesta a aceptar los votos de su partido tras el 4 de mayo o si, por el contrario, preferiría apoyarse en el PSOE. «Por nosotros no va a quedar», dijo Abascal.

Lo que la candudata popular no quiso desvelar es si estará dispuesta a cogobernar con ellos. En Vox insisten en que estarán «donde nos pongan los madrileños». «Eso determinará cúal es nuestra responsabilidad» señaló su líder que, desde que la fracasada moción de censura en Murcia, se ha ofrecido al PP como «socio fiable», al contrario que Ciudadanos, al que acusa de haber perpetrado una traición.