¿Qué Estados clave han dado la victoria a Biden?

Wisconsin, Michigan, Arizona, Georgia, Nevada y Pensilvania catapultan al candidato demócrata a la Casa Blanca

IVIA UGALDE

Desde hace veinte años, Estados Unidos no había vivido un escrutinio tan incierto y reñido como el que hizo imposible el martes conocer a las pocas horas del cierre de las urnas el nombre del ganador, como es habitual. Tras días de recuento maratoniano del mayor volumen de votos por correo de toda la historia, Joe Biden se ha alzado finalmente con una victoria que le convertirá en el cuadragésimo sexto presidente del país. Pero su triunfo se lo debe, en gran medida, a siete Estados clave: Arizona, Georgia, Nevada, Pensilvania, Carolina del Norte, Wisconsin y Michigan, bastiones que abrazaron en su mayoría a Donald Trump en 2016 y ahora le han dado la espalda.

1

Wisconsin

El primer espaldarazo al candidato demócrata lo dio Wisconsin la noche del miércoles al entregarle los 10 votos electorales que otorga, de los 270 que son necesarios para alzarse con la presidencia de Estados Unidos. Eso sí, el margen de ventaja Biden fue muy estrecho, de apenas un 49,6% de votos frente al 48,9% que obtuvo Trump, unas 20.500 papeletas. El triunfo, en cualquier caso, fue un severo golpe para el inquilino de la Casa Blanca por tratarse de un Estado que cerró filas en torno a él en los comicios de 2016. Sin embargo, esta vez ha pesado más el descontento de los ciudadanos por cuestiones como la guerra comercial con China y, sobre todo, por su gestión de la pandemia de coronavirus.

2

Michigan

A las pocas horas de llevarse Trump las manos a la cabeza por el resultado de Wisconsin, le esperaba una noticia aún peor. Acababa de confirmarse que había perdido Michigan, el otro gran feudo en el que cuatro años atrás derrotó a Hillary Clinton. El otro importante Estado del llamado Cinturón del Óxido, que albergó la industria automotriz de Estados Unidos, dio a Biden sus 16 votos electorales por un margen de algo más de dos puntos tras cosechar el 50,6% de las papeletas respecto al 47,9% que recabó el actual presidente. Ese segundo zarpazo fue suficiente para que el jefe de campaña del mandatario exigiera «inmediatamente» un recuento de votos en ambos territorios.

3

Arizona

La gran sorpresa de los comicios la ha dado Arizona, un bastión históricamente republicano, la tierra del fallecido senador John McCainn, cuyos habitantes no perdonan a Trump el desprecio que mostró a los veteranos de guerra, y en especial, al héroe de la guerra de Vietnam, que representó a este Estado en la Cámara Alta desde 1987 hasta su muerte en 2018. Este hecho, sumado a la alta participación de la población afroamericana, ofendida por la nula condena del presidente al racismo sistémico, ha puesto por delante a Biden en esta región que reparte once votos del Colegio Electoral. Con el 90% de votos escrutados, el exvicepresidente de Obama cosecha el 49,6%, 0,7 puntos más que su rival. Un giro de 180 grados para los demócratas, que perdieron en 2016.

4

Georgia

A diferencia de la contienda presidencial de hace cuatro años, que dio a Trump más de cinco puntos sobre Hillary Clinton, Georgia ha dado ventaja al Partido Demócrata en un reñido duelo por sus 16 votos electorales. A Biden le ha beneficiado recuento del voto por correo, que ha sido crucial para inclinar la balanza en su favor y recortar la distancia que obstentaba inicialmente el mandatario. El demócrata, que con el 99% escrutado obtiene un margen de 7.500 votos en este Estado clave sobre su rival, se ha visto favorecido por las grandes zonas urbanas como Atlanta, donde esta vez ha sido mucho más activa que hace cuatro años la movilización de la población negra, animada por el movimiento de protesta Black Lives Matter. Eso sí, la máxima igualdad entre ambos candidatos ha llevado a las autoridades a anunciar que habrá otro recuento.

5

Nevada

Aunque solo otorga seis votos electorales, Nevada ha sido clave. En esta ocasión, como en 2016, el Partido Demócrata ha vuelto a ser el más votado, aunque por una estrecha distancia en un escrutinio que ha sido uno de los más rezagados en todo el país. Con el 88% escrutado, Biden ha obtenido un 49,9% de los respaldos y Trump un 47,9%. La escasa diferencia de votos entre ambos candidatos se debe a la polarización en este Estado ya que las zonas rurales han ofrecido su apoyo al mandatario mientras los núcleos urbanos han avalado al exvicepresidente de Obama.

6

Pensilvania

El gran plato fuerte de los Estados que estaban aún en liza era Pensilvania, ya que entrega 20 votos electorales. En este caso, los 3,1 millones de votos recibidos por correo han sido los que finalmente han dado este sábado el empujón definitivo a Biden en su Estado natal y han hecho desaparecer la ventaja que exhibía Trump al principio del escrutinio. El mandatario, que ganó en este territorio clave en 2016 por menos de un punto porcentual, sabía que era vital retenerlo para seguir con opciones de continuar en la Casa Blanca. Sin embargo, a pesar de sus maniobras legales para intentar frenar el conteo de sufragios postales y de su intensa campaña, ha perdido al cosechar el 49,1% respecto al 49,7% de su rival demócrata, que en la noche electoral ya anticipó que ganaría allí. Eso sí, con solo un margen de unos 37.500 votos.