Pete Buttigieg / justin lane

Biden elige por primera vez a un gay para la cartera de gobierno

Como secretario de Transporte será el miembro más joven del gobierno, el primer millenial y el más joven que haya tenido nunca ese cargo

MERCEDES GALLEGO Nueva York

Decidido a seguir haciendo historia como el presidente de la diversidad, Joe Biden presentó ayer al primer secretario de EEUU abiertamente gay. Pete Buttigieg, su rival en las primarias del Partido Demócrata, donde también hacía historia como el primer candidato homosexual a la presidencia, recordó ayer la impresión que le provocó a los 17 años ver los ataques del Senado contra un embajador abiertamente gay nombrado por Bill Clinton.

Tal vez por eso no salió del armario hasta hace cinco años, cuando ya había pasado por el Ejército y era alcalde de South Bend (Indiana). Tenía 33 años, ahora 38. Como secretario de Transporte será el miembro más joven del gobierno, el primer millenial y el más joven que haya tenido nunca ese cargo.

Todo el romanticismo del mundo no sustituye, de momento, a la falta de experiencia, porque South Bend es una ciudad de cien mil habitantes que no puede compararse con los desafíos de un país de 330 millones. «Viajar, en mi cabeza, es sinónimo de aventura, crecimiento e incluso amor, porque me declaré a mi marido en un aeropuerto», contó.

Al entusiasmo de haber hecho historia suma el viejo sueño demócrata de un gran plan de infraestructura que Obama no pudo cumplir ni con los 800.000 millones de dólares de estímulo económico que recibió en 2009 de un Congreso demócrata para sacar al país de la crisis de las hipotecas basura. «El Transporte puede hacer posible el sueño americano, llevando a la gente y a los servicios a donde se necesita y creando trabajos bien pagados», se ilusionó ayer Buttigieg durante su discurso de aceptación. «Pero con las políticas equivocadas el transporte divide y aísla los barrios, acentuando la desigualdad y las diferencias raciales».

Biden será para él no solo un presidente sino un mentor que lo ve como el hijo que perdió de cáncer hace cinco años, justo cuando Buttigieg salía del armario.