Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 19 de junio
El aún presidente de ERC, Oriol Junqueras. Foto: EFE | Vídeo: EP

Junqueras optará a la reelección como presidente de ERC tras anunciar su dimisión

El líder de Esquerra se desentiende de la investidura de Illa y asegura que son PSC y Junts quienes tienen que ponerse de acuerdo para formar gobierno

Jueves, 16 de mayo 2024, 08:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El aún presidente de ERC, Oriol Junqueras, buscará el aval «explícito» de la militancia para intentar seguir liderando Esquerra. «Me quiero someter al aval de la militancia», ha anunciado este jueves, después de que ayer comunicara que abandonará la presidencia tras las elecciones europeas. Se va, pero al mismo tiempo ha dado por hecho que tratará de volver y se presentará a la reelección «Me siento capaz», ha señalado.

El aval, en principio, lo buscaría en el congreso extraordinario fijado para el 30 de noviembre. De momento, da un paso un lado, pero con la intención de volver si así lo quieren las bases de su partido. No da la partida por perdida y dará la batalla en el congreso con su propio equipo y su lista de dirigentes. Su adiós es temporal y de ninguna manera es definitivo, a diferencia del de Marta Rovira, que ayer confirmó que no optará a seguir como secretaria general. La distancia entre Junqueras y Rovira, tras doce años haciendo tándem en la cúpula republicana es irreconciliable, pues ayer la número 2 del partido le acusó de ser un dirigente «mesiánico». «Me veo con fuerzas de tirar adelante este proyecto. Me veo capaz», ha asegurado. No tiene prisa pero no renuncia a nada. Y de entrada, abre un periodo de «escucha» a la ciudadanía, como ya hizo en su día Pedro Sánchez, cuando cogió el coche para recorrerse las sedes socialistas en España.

De momento, gana tiempo y verá si hay un equipo alternativo que le dispute la dirección. El aún líder republicano ha evitado la autocrítica. Se ha ofrecido para ayudar al partido y se ha limitado a señalar que lo que han arrojado las urnas es que hay una «falta de sintonía» entre lo que la dirección republicana considera que es bueno para Cataluña, desde la vía negociadora con el Gobierno y la apuesta por la gestión en el Govern, con lo que piensa la gente.

Junqueras no ha aclarado cuál será la posición del partido en el debate sobre la investidura del candidato socialista, Salvador Illa. Más bien se ha desentendido. Esquerra solo asegura que irá a la oposición y que quienes tienen la responsabilidad de buscar un pacto de investidura son el PSC y Junts, las dos primeras fuerzas de las elecciones autonómicas del pasado domingo. Pero los republicanos tienen la llave. El PSC reclama su abstención para facilitar la elección de Illa y Carles Puigdemont propone una alianza independentista para presionar a los socialistas y exigir a Pedro Sánchez que deje gobernar al líder juntero. «Invito a Junts y PSC a que se pongan de acuerdo», ha dicho en rueda de prensa. «Es lo más natural», ha añadido. «Junts, PSC y comunes han preferido poner palos en las ruedas al Govern, cómo no van a ponerse de acuerdo en formar gobierno», ha rematado. Junqueras ya no estará en la cúpula del partido cuando tenga que tomar la decisión sobre la investidura, ya que cesará tras las elecciones del 9-N. La máxima responsabilidad recaerá sobre la número 2, Marta Rovira, que seguirá como secretaria general hasta el congreso.

Junqueras, anunció ayer miércoles que dejará la dirección del partido después de las elecciones europeas del 9 de junio. Junqueras trasladó a la cúpula de su partido que abrirá un periodo de reflexión para decidir sobre su futuro. ERC reunió a su dirección, por espacio de cuatro horas. Los republicanos analizaron los resultados de las elecciones del pasado domingo y decidieron convocar un congreso extraordinario para el 30 de noviembre, donde la formación deberá elegir a una nueva dirección y trazar una nueva estrategia política, entre otras cuestiones, la hoja de ruta soberanista y la relación con el Gobierno central.

Junqueras, sobre la reunión de la cúpula de ayer, ha señalado que había consenso en el partido para celebrar un congreso extraordinario y que lo que pactaron ayer es la fecha. El 30 de noviembre, que ha justificado como «lógica», para que ERC pueda superar un posible ciclo electoral, si hay repetición en Cataluña y hay adelanto en toda España, opciones que ha contemplado el aún presidente de ERC.

El anuncio de Junqueras llegó tras la debacle electoral del domingo. ERC perdió el Govern y 13 diputados. El primero que anunció su retirada de la primera línea política fue Pere Aragonés. Oriol Junqueras, en cambio, había expresado en un primer momento su intención de seguir liderando el partido. Pero Junqueras se encontró con la oposición de Pere Aragonés y de Marta Rovira, que pedían cambios profundos en la dirección. La secretaria general, Marta Rovira, también anunció ayer que no optará a la reelección como número 2 del partido, en el congreso del 30 de noviembre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios