Borrar
La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez. Foto y vídeo: EP

El Gobierno replica a Lula que en España el racismo «se persigue y se condena»

El Ejecutivo defiende, tras el episodio sufrido por Vinicius en Mestalla, que el problema está bien regulado y coincide con el líder del PP en reivindicar España como un país tolerante

Martes, 23 de mayo 2023, 10:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Gobierno no se plantea ninguna iniciativa o acción nueva a raíz de los ataques racistas sufridos por Vinicius Júnior este domingo en Mestalla. El episodio ha cogido tanto vuelo que el Gobierno de Brasil, país del que es originario el jugador del Real Madrid, emitió ayer un comunicado suscrito por los ministerios de Exteriores, Derechos Humanos, Deporte e Igualdad Racial en el que reprocha a las autoridades españolas que «no se hayan tomado las medidas efectivas para evitar la repetición de estos actos» y el presidente Luiz Inácio Lula da Silva advirtió desde el G-7 que es importante que la Fifa, la Liga española y las de otros países «tomen medidas serias». Pero el Ejecutivo no se da por aludido.

La portavoz del Consejo de Ministros, Isabel Rodríguez, defendió este martes durante su comparecencia semanal en la Moncloa que en España los comportamientos racistas se «persiguen y se castigan«. Incluso sacó pecho. »Creo que podemos sentirnos bien orgullosos de ser un país en el que las normas persiguen estos comportamientos, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad actúan y se produce una condena. Están funcionando tanto los órganos internos en el ámbito de deporte (dijo en alusión a la reunión de la comisión antiviolencia) y se está identificando y deteniendo a las personas implicadas«.

Fuentes del Ejecutivo apuntan también que no dan a las palabras de Lula ni a los reproches de su Gobierno, que se mostró dispuesto a elevar su petición de explicaciones a la embajadora de España, la entidad de «conflicto diplomático» e insistieron en minimizar el choque. La víspera, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ya se sumó a la censura de los insultos proferidos en el campo del Valencia desde Bruselas, donde participó en en una reunión con sus homólogos europeos, y aseguró que por parte del Gobierno de España «no va a quedar ninguna duda ni ninguna cobertura sobre ninguna actitud de racismo, de intolerancia o de rechazo del pluralismo».

Liga sin competencias

El Consejo Superior de Deportes (CSD) aseguró el lunes en un comunicado que propondrá a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y a La Liga hacer una campaña de concienciación para las aficiones, a la que se sumen los capitanes de los clubes, junto a acciones puntuales para luchar contra el racismo y la xenofobia y para combatir los discursos de odio. La Liga, sin embargo, ha pedido que se le concedan competencias sancionadoras, pero a tenor de la respuesta de su portavoz, esta posibilidad no está de momento sobre la mesa. Rodríguez insistió en que la política en España contra el racismo es de «tolerancia cero y actuación en todos los ámbitos». «Sabemos que somos más los que queremos una España en convivencia y trabajamos todos los días por ello», dijo.

El líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo también se pronunció sobre la cuestión para defender que «España no es un país racista en ningún caso». Durante un coloquio en Madrid junto al alcalde José Luis Martínez Almeida y el preparador deportivo Toni Nadal, Feijóo aseveró que «el deporte y el racismo son absolutamente incompatibles« y que »hay que decirlo de forma clara, contundente y sin ningún tipo de matiz», pero defendió que «hay personas que intentan dar una imagen distorsionada de Valencia». Y eso, dijo, «no es así, en ningún caso». En su opinión, «cuando hay personas, muy pocas, que intentan dar una imagen distorsionada de Valencia, o de cualquier otra ciudad, debemos ser muy claros y contundentes».

El líder gallego, que sigue aferrado a su propuesta de que gobierne la lista más votada y que intentará llevar hasta el final, aprovechó el coloquio en la capital para señalar que «lo importante no es ganar a cualquier precio y de cualquier forma». Reconoció también que a él, si llega en diciembre a la Moncloa, le gustaría tener en el Gobierno a personas a las que pueda «admirar» y no a «sectarios». «Cuando no tienes en el Gobierno a nadie a quien admirar o respetar es malo para el país porque has de acordar y para acordar -incidió- tienes que tener gente que no sea sectaria».

Belarra anuncia una ley contra el racismo

Ione Belarra. EFE

Ione Belarra anunció ayer que el Gobierno elaborará una ley contra el racismo para evitar insultos como los que sufrió Vinicius en Mestalla. La ministra de Derechos Sociales lamentó que en España sólo se suspenda un partido de fútbol «cuando se llama nazi a un nazi». «Hay que tomar cartas en el asunto, por eso el Ministerio de Igualdad ha enviado una carta a la RFEF y a La Liga para que se tomen medidas, y la ministra de Igualdad ha anunciado que vamos a acelerar los trabajos para tener cuanto antes una ley contra el racismo para combatir este problema social», concluyó la secretaria general de Podemos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios