Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 14 de abril
Calle principal de Tejeda, uno de los municipios grancanarios afectados la marcha de sus residentes. Arcadio Suárez
Baja la fiebre del éxodo rural tras la pandemia

Baja la fiebre del éxodo rural tras la pandemia

Los canarios buscan vivir de nuevo cerca de la ciudad y sus servicios pero la falta de oferta sigue engrosando los padrones de municipios del interior

Ingrid Ortiz

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 29 de marzo 2024, 19:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En 2020, el confinamiento obligó a los canarios a replantearse entre qué cuatro paredes querían vivir y se reavivó un debate -por otro lado siempre vigente- sobre la vivienda. La necesidad de espacios más amplios, el contacto con la naturaleza alentado por el miedo al virus y las posibilidades que ofrecía el teletrabajo impulsó un éxodo hacia zonas rurales que se extendió por toda la península. Cuatro años después, esa tendencia se ha frenado, aunque no del todo.

Un reciente estudio del portal idealista indica que, tras el gran pico registrado en la primavera de 2021, el interés por el mundo rural parece haber disminuido de forma generalizada hasta niveles prepandemia. Basándose en los contactos a propietarios, el interés por viviendas en pueblos pequeños en la provincia de Las Palmas ha bajado en la actualidad hasta el 0,1%, mientras que en Santa Cruz de Tenerife suponen el 2,3% del total de contactos en la provincia.

En contraste, los padrones de algunos municipios rurales y de menos de 10.000 habitantes siguen incrementando, solo que ya no están motivados por la pandemia sino por la falta de oferta en las ciudades.

«No creemos que en Canarias haya habido un éxodo como tal», explica Rafael Tarajano, presidente de la Asociación Canaria de Gestión Inmobiliaria (Acegi). «La gente sigue priorizando vivir cerca de las comodidades y los servicios, pero hay un perfil, sobre todo de familias, que requieren casas más amplias y alquileres más bajos», puntualiza.

Además, Francisco Iñareta, portavoz de idealista, añade que la implantación de un modelo híbrido de teletrajo ha limitado la tendencia a alejarse de forma permanente de las ciudades para muchas personas que habían considerado mudarse al campo.

Lo cierto es que la falta de alternativas en la capital lleva años empujando a los canarios a independizarse sobre todo en el extrarradio y municipios colindantes. Las Palmas de Gran Canaria, una de las zonas más tensionadas del archipiélago y donde el coste de la vivienda se ha disparado un 55% en la última década, no ha logrado recuperar la población perdida durante la pandemia. Si en el año 2021 registró una pérdida de 2.548 habitantes, los últimos datos indican solo un aumento de 122 ciudadanos desde entonces, según datos del Instituto Canario de Estadística (ISTAC).

En el interior de la isla, los municipios también han experimentado un crecimiento poblacional desigual desde 2019. Destacan localidades como Valsequillo y Teror, que han ganado 327 y 280 habitantes respectivamente, mientras que San Mateo y Santa Brígida han registrado aumentos de 226 y 247 personas. En contraste, Tejeda ha disminuido en 65 habitantes, y Artenara y Valleseco también han registrado bajas.

En Santa Cruz de Tenerife, la población ha mantenido una tendencia constante al alza. En los últimos cuatro años, la capital incrementó sus habitantes en 2.083 personas. Al mismo tiempo, en este periodo, ocho de los trece municipios con menos de 10.000 habitantes también han experimentado un aumento en los registros padronales: los que más, Arico (909), Sauzal (211), Fasnia (166), Vilaflor de Chasna (156) y Arafo (119). En cambio, La Guancha, Los Silos o La Matanza pierden población.

Más allá de este contexto, si se amplía el espectro a los últimos 25 años, Canarias es la comunidad autónoma que más población rural ha ganado en todo el territorio nacional, con un incremento del 55,5% en el número de residentes en los municipios rurales hasta 2022. Una arista más del reto demográfico al que se enfrenta la comunidad autónoma y cuyo debate pasa, aseguran los expertos, por buscar un desarollo territorial sostenible.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios