Un proyecto arquitectónico sobresaliente

19/08/2019

Las arquitectas Cristina y María Elías Cabrera, de Room C Studio, han comandado las labores de renovación y diseño del Holiday World que se estrena con un cambio de imagen integral y novedosa.

Desde que en el año 2014 se nos planteó el reto de embarcarnos en esta aventura, la premisa por parte de África Padrón siempre fue clara: quería romper el diseño que existía y convertir al recinto en un espacio que pudiera acoger a personas de todas las edades», afirma la arquitecta Cristina Elías al preguntarle cómo se inició todo.

Para las hermanas Elías Cabrera y su equipo, el trabajo de los últimos años ha sido muy intenso. Por delante tenían el reto de hacer un cambio de imagen completo a un emblema del sur de Gran Canaria, el parque de atracciones Holiday World.

«La nostalgia y el cariño de la familia Padrón con el recinto ha sido algo que ha estado presente en todas las reuniones. Trabajar mano a mano con África Padrón ha resultado muy sencillo, pues nos ha contagiado su empuje y las ganas de impactar en el público. Para nosotras ha sido un encargo entusiasmante y muy divertido», aseguran.

El edificio principal se ha integrado con el entorno, con un diseño más amable y que minimiza el impacto.

Además, Cristina y María Elías resaltan la labor de trabajo en equipo de Room C Studio, «nosotras hemos contado con el apoyo incondicional del equipo de profesionales que nos ha acompañado en esta aventura. En este sentido, queremos agradecer la colaboración de nuestro compañero José Herrera, quien ha formado parte de la dirección facultativa de la obra, junto con Cristina Elías».

La imagen del Holiday World ha cambiado por completo desde su inauguración en 2003. En primer término, el edificio principal ha dejado atrás su apariencia robusta, girando a un diseño más amable. «Buscábamos proyectar un edificio que se integrara con el entorno y que su impacto no fuera agresivo. La elegancia de la envolvente nos ha ayudado a generar una fachada que llama la atención sin recargar el espacio», señala Cristina.

«Para lograr la envolvente pura y blanca, el material que usamos está formado por un esqueleto de perfiles de aluminio blanco, en el que la fusión entre el muro cortina y ese esqueleto crea un volumen que recoge el programa del centro de manera ordenada», puntualiza María.

Orden interior

Si la parte exterior del edificio ya difiere en gran medida del estado anterior, la entrada al mismo evidencia que la nueva imagen es mucho más limpia, abierta y delicada. Tal y como analiza Cristina Elías: «El hall es la vértebra del edificio. Siguiendo con la misma idea de la fachada, se caracteriza por la utilización de pocos materiales, solo en color blanco, madera y vidrio».

«La grieta que se forma en los falsos techos nos marca el recorrido y nos indica la entrada a cada uno de los locales. Estas plataformas, que suben y bajan del techo, se separan con hilos de luz, generando un movimiento que, a la vez que divertido, resulta muy útil para la circulación dentro del recinto», añade.

En relación al diseño del interior del centro de ocio, María Elías asegura en este sentido que «la diversidad de los años 50 ha sido la que nos ha inspirando en gran parte de nuestros interiores. Las geometrías puras y las líneas puras nos guían en el recorrido por las instalaciones, en las que la diversión se ha tenido muy en cuenta también a la hora de jugar con los colores y las formas, algo que aporta carisma y atractivo al espacio».

El espacio denominado Swing, que alberga la bolera y uno de los restaurantes del Holiday World, ha sido proyectado con aires industriales, «usando la madera y también estructuras metálicas como protagonistas del espacio.

En esta área se ha apostado por añadir murales, rótulos y decoración, en la que tienen un gran protagonismo los bolos, y en las que se realiza un guiño significativo a los años 50 que contribuyen a orquestar una atmósfera muy divertida a la vez que elegante», realza María.

«Por otro lado, el Game Center es un espacio ecléctico donde mezclamos estilos de diferentes etapas y en el que los colores de los años 50 se fusionan con juegos de arcade tan emblemáticos como el ‘come cocos’ de los años 80», añade.

Otra de las zonas por excelencia del centro de ocio Holiday World y del grupo Juan Padrón ha sido la parte del casino. En esta ocasión, para que todo fuera en consonancia con la nueva estética del recinto, Cristina explica que «nos hemos inspirado en la popular película de cine El gran Gatsby. En el Palm Royal Kasino vamos a encontrar el eclecticismo del movimiento Art Decó, tanto en iluminación, como en mobiliario, texturas y patrones llamativos que no dejarán a nadie indiferente».

También, las hermanas Elías han sido las encargadas de dar forma al karaoke Tropical, «un habitáculo muy divertido donde el mobiliario de madera, el mimbre y un espectacular papel pintado, con una imagen de Carmen Miranda, cubre las paredes creando el espacio perfecto para pasar momentos inolvidables, al ritmo caribeño de la famosa cantante», señala María.

Un trabajo integral

Interiorismo. Room C Studio se ha encargado del proyecto arquitectónico del nuevo recinto pero, también, de buena parte del interiorismo del Holiday World. En este caso, el ¡Wooland!, como se denomina la parte del parque de atracciones, alberga una cafetería, diferentes pórticos, la taquilla y una tienda que combinan a la perfección con el espacio que se ha ideado. Además, esta parte del centro también alberga las oficinas del equipo de Holiday World, en las que también se ha apostado por seguir la línea de volúmenes y líneas blancas del hall principal.

Restauración. En lo que respecta al Nomad Gastro Market, Cristina y María Elías han realizado un diseño interior y exterior, en el que la parte interior está unida por una gran pérgola de pino que sirve como elemento organizador e iluminación cenital.