Borrar
Marco Aurelio Pérez y Alejandro Marichal, los líderes de los dos socios de gobierno en San Bartolomé e Tirajana. C7
San Bartolomé prefiere que le dejen gastar lo que tiene a imponer una tasa

San Bartolomé prefiere que le dejen gastar lo que tiene a imponer una tasa

Los dos socios de gobierno en el municipio turístico grancanario coinciden en su rechazo al gravamen por el que apuesta Mogán

Gaumet Florido

San Bartolomé de Tirajana

Viernes, 3 de mayo 2024, 16:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana prefiere que le dejen gastar el dinero que tiene en las cuentas a imponer una tasa a los turistas, que es la opción por la que sí apuesta el vecino municipio de Mogán para dotarse de capital con el que el que mejorar las infraestructuras públicas del destino.

Esta es la coincidencia de fondo de los dos socios de gobierno, PP-AV y CC, en la localidad turística más importante de Canarias para mostrar su rechazo al gravamen que defiende la alcaldesa moganera, Onalia Bueno. La líder de Juntos por Mogán asegura que la tasa tendría carácter finalista y que se destinaría íntegramente a mejoras en las zonas turísticas.

El alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, líder a su vez de PP-AV, deja claro que no apoyarán nada que suponga un incremento en los costes de las empresas turísticas y que, por tanto, les acabe restando competitividad. Recordó que en este sector cada vez aprietan más los destinos de países emergentes en los que, entre otras cosas, los precios son más bajos, porque sus costes, como los laborales, por ejemplo, son también más bajos.

Por su parte, para Alejandro Marichal, de CC y con el cargo municipal de primer teniente de alcalde, «plantear una tasa como la de Mogán que genere una recaudación de dos millones de euros, en San Bartolomé de Tirajana solo daría para asfaltar dos o tres calles de Playa del Inglés». A su juicio, esta medida «tiene más impacto mediático que económico».

Tanto Pérez como Marichal defienden que lo que les permitiría dar un salto cualtitativo en los servicios públicos que se prestan en las zonas turísticas pasaría por que les dejen «disponer de los remamentes de tesorería». En la actualidad San Bartolomé tiene en sus cuentas 230 millones de euros que, sin embargo, no puede gastar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios