La Maxorata intenta acercarse a África en el faro de la Entallada

C. GARCÍA Puerto del Rosario.

El lugar de Canarias más cercano a África -a la que lanza dos destellos blancos alternados con uno aislado- se llama el faro de la Entallada, a seis kilómetros de Las Playitas y a doce de Gran Tarajal, en el municipio de Tuineje. Construido en 1953, consta de una torre y tres viviendas, que destaca por los sillares de las esquinas, salientes y zócalos de la piedra roja extraídas de la lejana montaña Bermeja, en Tefía, en el municipio de Puerto del Rosario.

Además del faro, cuenta con un mirador a 200 metros de altitud, desde el que por supuesto no se ve África (cabo Jubi está a unas 48 millas), pero sí en su amplitud y aridez los acantilados y el interior del monumental natural de Cuchillos de Vigán, de unos 500 metros de altitud. En Fuerteventura, se llama cuchillos a las montañas alargadas situadas entre dos barrancos, que en realidad son restos de grandes acumulaciones de coladas volcánicas que formaron grandes edificios de la parte central.

El Cabildo rehabilitó este faro desde el que durante los últimos años se dirigieron los faros de Fuerteventura y Lanzarote, hasta que llegó la automatización.