La renovación, vacuna contra la ‘turismofobia’

23/01/2019

En la antesala de Fitur, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió al sector turístico su implicación para anticiparse a uno de los retos del país, como es la saturación puntual de algún destino

Tras destacar que 2018 cerró con un nuevo récord de turistas internacionales (82,6 millones) y que el turismo actuó de salvavidas para cientos de familias durante la crisis, ha subrayado la apuesta del Gobierno por el sector con la elaboración de la Estrategia de Turismo Sostenible 2030 y la reestructuración y reactivación de la Mesa Interministerial del Turismo, que no se reúne desde 2012.

Durante la inauguración el pasado lunes del Foro Hotusa, antesala de Fitur, Sánchez pidió a las empresas que mantengan la ambición para seguir como hasta ahora, un paso por delante de la competencia, pero también para consolidar el nuevo modelo turístico que se quiere para España y que tiene por eje central la sosteniblidad.

«Debemos anticiparnos a potenciales desafíos como la saturación puntual que ha dado lugar a casos de turismofobia, así como a la pérdida de identidad de los destinos o la contaminación ambiental», dijo el presidente del Gobierno, que defendió que los Presupuestos Generales del Estado también apoyan al sector elevando la inversión en áreas como seguridad o infraestructuras. «Estamos ante una auténtica política de Estado que debe estar entre las prioridades de cualquier Gobierno y sin duda lo está en éste», subrayó Sánchez, antes de destacar que el turismo siguió generando empleo cuando otros no podían y fue un «auténtico salvavidas para cientos de miles de familia durante la crisis». El turismo es un mecanismo de cohesión, una fuente de empleo y de fijación de población, así como un activo inmaterial que contribuye a fortalecer la imagen global de España, dijo.

Por otra parte, destacó que el récord de visitantes internacionales de 2018 se logró en un contexto de recuperación de competidores, como Túnez o Turquía, lo que demuestra que el sector no crece por debilidades ajenas sino por fortalezas propias y que los más «catastrofistas» tendrán que esperar. «España lidera no por el infortunio de otros, sino por nuestro saber hacer», aseveró Sánchez, quien, no obstante, subrayó que los poderes públicos deben arrimar el hombro y ayudar al sector a establecer prioridades para garantizar su crecimiento «con prudencia y con realismo, pero también con enorme ambición». «Esta es también la filosofía de los Presupuestos Generales del Estado: que en un contexto de modernización global, España mantenga una expansión de su crecimiento económico sólido y siga liderando el crecimiento económico en el conjunto de la Unión Europea», según Sánchez, quien añadió que las cuentas públicas están cargadas de «sentido común».