Huelga en Ryanair en septiembre

14/08/2019

El Gobierno de Canarias dejó ayer claro que defenderá la conectividad de Canarias e impedirá que se recorten plazas pero eso no entrañará un «aumento de las subvenciones» a ninguna aerolínea. El Ejecutivo y la Fecai mantendrán se reunirán el mes próximo para diseñar estrategias

El Gobierno de Canarias no cederá a los chantajes de Ryanair y no ofrecerá más dinero a la aerolínea, en forma de subvenciones o ayudas a la promoción, para evitar el cierre anunciado de las dos bases que tiene en el archipiélago: en el aeropuerto de Gran Canaria y el de Tenerife Sur. Así lo indicó ayer el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, tras la reunión mantenida junto a los representantes de cuatro de los siete cabildos insulares y a la que acudió también la consejera de Economía, Carolina Darias.

«No se van a aumentar las subvenciones a ninguna compañía», advirtió tajante Torres, quien dejó claro que esto no significa que Canarias vaya a dejar que se pierdan conexiones o plazas en los próximos meses a cuenta del cierre de las bases de Ryanair, previstas para el 8 de enero de 2020. «Vamos a defender la conectividad de Canarias independientemente de las compañías que vengan y operen en nuestra tierra para no perder ni una sola plaza aérea. Vamos a mantenerla e incluso mejorarla con unas y otras», indicó Torres.

Los trabajadores han convocado la huelga en la aerolínea para todos los fines de semana de septiembre.

En el mismo sentido se expresó la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, quien tras la reunión con el presidente del Gobierno de Canarias mantuvo un encuentro con los representantes de los trabajadores en Ryanair. «Vamos a mantener la conectividad aérea de Canarias e incluso mejorarla pero dentro del marco legal. No vamos a sobrepasarnos ni un ápice», manifestó.

Según dijo, desde la Consejería de Turismo se hará «lo imposible» para que la conectividad se mantenga, se recupere o incluso mejorarla con la apertura de nuevos mercados internacionales. «La estrategia es mantener o mejorar la conectividad sí o sí con las compañías que sean, esté Ryanair o no», manifestó.

Castilla recordó que el Estado contempla una serie de incentivos, que se canalizan a través de las comunidades autónomas, y dirigidas a nuevas rutas internacionales que operen durante al menos dos años.

El presidente del Gobierno de Canarias y la consejera de Turismo se quejaron de que la Ryanair no haya contestado a los requerimientos realizados desde el Ejecutivo. «Hemos intentado contactar por varias vías pero no hay respuesta de Ryanair. Hay una falta de comunicación», lamentó Castilla.

Tras la reunión mantenida ayer y a la que acudieron los presidentes de Gran Canaria (Antonio Morales), el de Tenerife (Pedro Martín), la de Lanzarote (Loli Corujo) y el presidente del Patronato de Turismo de Fuerteventura (Moisés Jorge), además del consejero de Obras Públicas e Infraestructuras (Luis Ibarra), se fijó septiembre para volver a mantener un encuentro entre el Gobierno de Canarias y la Federación Canaria de Islas (Fecai) para analizar la situación de la conectividad y tomar medidas.

Por la tarde, la consejera de Turismo se reunió con el secretario de organización de la sección sindical de Ryanair, Jairo Gonzalo, para conocer a fondo el problema. «Salimos de la reunión animados pero con una sensación agridulce. Es un acto de buena fe que no nos podemos permitir esperar que el hueco dejado por Ryanair se vaya a cubrir con otras aerolíneas», criticó Gonzalo. Desde USO se anima al Gobierno a crear condiciones para que se instalen bases aéreas.

La huelga de Ryanair será los fines de semana de septiembre

os representantes de los trabajadores en Ryanair presentarán hoy a nivel nacional el preaviso de huelga para exigir a la aerolínea que mantenga las bases que prevé cerrar en enero de 2020. Se trata de la de Tenerife Sur, Gran Canaria y Girona.

La huelga se convocará para todos los fines de semana de septiembre y están llamados a seguirla 1.800 trabajadores de los 13 aeropuertos españoles donde la aerolínea tiene base abierta, según indicó ayer el secretario de organización de la sección sindical de USO en Ryanair.

El paro podría no llegarse a producirse si se llega a acuerdo el próximo 19 de agosto, cuando está prevista la mediación entre la empresa y los representantes de los trabajadores. Los datos que manejan los sindicatos apuntan a que el cierre de las tres bases podrían suponer el despido de unos 400 trabajadores, unos 300 en las islas, además de la pérdida de rutas.

La consultora de Inteligencia Turística Mabrian Technologies, en colaboración con Interface Tourism Spain apuntó ayer que el cierre de las tres bases españolas más la prevista en Faro (Portugal) afectará a más de 1,4 millones de plazas aéreas programas en el primer semestre de 2020. Según este informe, Canarias sería sin duda el destino más afectado por estos cierres, y en especial Tenerife, ya que entre el aeropuerto de Tenerife Sur y el de Las Palmas son más de 949.000 plazas las que se ponen en juego en el primer semestre de 2020.

El aeropuerto de Girona sería el aeropuerto menos afectado (99.000 plazas).

Si bien este efecto sobre la programación de asientos para 2020 resulta preocupante, todavía lo es mayor si se comparan estas plazas con las programadas en el primer semestre de 2019 por la compañía hacia estos destinos. En total, son 540.000 plazas las que Ryanair ha programado en la comparativa interanual (-27,8%).

Si se analiza la posible pérdida de plazas por mercados de origen, el mercado británico es el que resultaría más afectado, con más de 535.000 plazas, seguido del mercado español, con más de 253.000 plazas, y el mercado alemán con prácticamente 172.000 plazas.