Gran Canaria, exquisitez en calidad y sabor

18/07/2019

El Cabildo de Gran Canaria trabaja para promocionar en todo el mundo el recetario isleño, que está marcado por la gran calidad del producto local y la mano de los profesionales que los cocinan.

Gran Canaria es un destino que despierta los sentidos. El mar, su origen volcánico, el sol, sus gentes y su inigualable materia prima hacen de este maravilloso enclave en el Atlántico una inagotable fuente de grandes cocineros que han convertido su gastronomía en una razón de peso para visitarla.

El Cabildo de Gran Canaria trabaja para promocionar en todo el mundo el recetario isleño elaborado, con su mejor producto local, de la mano de grandes profesionales que hacen de la isla un destino cinco estrellas que ofrece al visitante un sinfín de posibilidades culinarias para todos los gustos.

La isla ha estado presente en las principales ferias turísticas europeas con el objetivo de dar a conocer sus cualidades gastronómicas en acciones conjuntas bajo la marca Saborea España. Con la celebración del I Foro Internacional de Queso, Gran Canaria ha logrado poner, aún más, en valor su ya internacionalmente galardonada producción quesera.

Además, el Patronato de Turismo, a través del Sistema Integral de Calidad Turística en Destinos (SICTED), se encarga de promover y fomentar en los 21 municipios de la isla este sello que conciencia a empresas e instituciones del sector sobre la importancia de invertir en propuestas que mejoren el servicio que reciben las personas que visitan cada año Gran Canaria.

VARIEDAD. La Isla sorprende al viajero en todas sus facetas, paisajes, patrimonio histórico o cultural, pero también por el paladar ya que ofrece la posibilidad de probar la inigualable textura de sus galardonados quesos de leche de oveja y cabra, disfrutar del origen volcánico de vinos con denominación de origen, confundir los sentidos con el aroma del café cultivado en Agaete a la sombra de naranjos, mangos y guayabos, o endulzarse con el inconfundible toque almendrado de la repostería de Tejeda y Valsequillo.

La sama y el mero, el cochinillo negro o la sal de Tenefé son algunos de los excelentes ingredientes utilizados por los maestros de la cocina, en la que también tienen protagonismo otros productos cultivados en la isla como el aguacate de Mogán, las manzanas de Valleseco, las fresas de Valsequillo, las naranjas de Telde o las piñas y cebollas de Gáldar.

Dicen que un pueblo se puede conocer por su gastronomía, que los platos de un lugar llevan consigo trozos de su historia y de sus gentes. Gran Canaria, bañada por el mar, con una tierra rica y fértil que el sol acaricia todo el año, ha esculpido su cocina tradicional con reminiscencias de Europa, de Latinoamérica y de África, por lo que probar su recetario es una experiencia única que merece la pena vivir. El sabor de Gran Canaria es un deleite para los sentidos de todos los que la visitan.