El valor de las nuevas tecnologías

23/05/2019

A través de diferentes herramientas, los establecimientos turísticos pueden contar con los recursos necesarios para personalizar la experiencia de sus clientes.

El sector turístico es una industria que está en constante cambio, adaptándose a las necesidades de los clientes en cada momento y circunstancia.

Por esta razón, es necesario que los alojamientos turísticos estén al tanto de las últimas tendencias en materia tecnológica, que les permita acercarse a sus potenciales huéspedes de una forma más competitiva.

En este sentido, el almacenamiento masivo de datos es fundamental entre las empresas. El uso de herramientas de Big Data es cada vez más necesario en el ámbito turístico. Conocer al cliente, sus gustos, sus necesidades y expectativas es indispensable para acercarse y atraer al turista digital. Además, se pueden crear herramientas de predicción para conocer tendencias o preferencias de los turistas y la temporalidad en la que viajan.

Teniendo en cuenta que el turista es cada vez más digital, contar con un software ágil para la gestión de las reservas. Las nuevas tendencias apuestan por el uso de herramientas ágiles y preferentemente aplicaciones en aspectos como la tramitación de reservas online o los servicios administrativos de los establecimientos hoteleros.

A esto se le suma el hecho de que el teléfono móvil se sitúa en el centro de la estrategia empresarial. Este dispositivo es ya la principal vía de acceso a Internet y, en el ámbito turístico un 45% lo emplea para todo lo relacionado con sus vacaciones, según TripAdvisor. También, las aplicaciones móviles y la gestión de incidencias a través del mismo van a seguir siendo dos de las grandes tendencias para la transformación digital del turismo en 2019, tal y como se recoge en un informe publicado por Booking.

Cabe destacar además la aplicación y el desarrollo de los sistemas de inteligencia artificial para la gestión de la comunicación con el cliente.

Esta tendencia se va a consolidar a lo largo de este año como una de las principales metodologías a tener en cuenta en el ámbito del turismo y su desarrollo con las nuevas tecnologías.

Adaptación. El constante cambio de los turistas y de la industria obliga al prestador de servicios a adaptarse al cambio, desde cubriendo las necesidades básicas a ofertar medidas de entretenimiento, diversidad de actividades, mejoras de sus instalaciones y acoplarse a las necesidades que surgen día a día entre los diferentes tipos de turistas.