Canarias, expectante ante la crisis del turoperador Thomas Cook

06/12/2018

El turoperador, que ha entrado en pérdidas, trajo a 2,3 millones de turistas al archipiélago en 2017, lo que supuso un retroceso de casi un 4%. En 2018, la caída de los paquetes con destino a las islas de la compañía se ha acentuado como consecuencia del alza de los precios hoteleros

ETIQUETAS:

Los hoteleros canarios se mantienen expectantes ante la nueva crisis que atraviesa Thomas Cook, el segundo turoperador más importante para el destino. El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, quería lanzar ayer un mensaje de «confianza» en cuanto a la capacidad del operador de superar la complicada situación que atraviesa.

Thomas Cook Group se ha desplomado en la bolsa en los últimos días, tras anunciar que perdió 163 millones de libras esterlinas (183,2 millones de euros) en su último ejercicio fiscal, finalizado el 30 de septiembre, frente a las ganancias de nueve millones (10 millones de euros) del precedente y tras tres ejercicios consecutivos positivos.

El consejero delegado de la compañía, Peter Fankhauser, reconoció durante la presentación de estos resultados que el año 2018 ha sido «decepcionante» para Thomas Cook». «Si bien todos nuestros mercados de origen se vieron afectados, vimos un impacto particular en nuestro negocio en el Reino Unido, donde la desaceleración en las reservas se sumó a un mercado ya competitivo para las vacaciones españolas», reconoce la compañía, que señala que cuenta con un plan específico para abordar la caída registrada por el operador turístico en Reino Unido que implementará a lo largo de 2019 con ajustes de capacidad y reemplazo de paquetes más dinámicos.

El mayorista turístico reconoce que en Europa continental ha visto descender sus reservas en gran medida por la menor demanda de viajes a las Islas Canarias, destino clave en invierno, y el desvío de viajeros a destinos competidores (Turquía, Túnez, y Egipto) que buscan alternativas a los altos precios de hoteles en el archipiélago canario.

En 2017 Thomas Cook transportó hasta el archipiélago a casi 2,3 millones de pasajeros, lo que supuso la pérdida de 91.000 usuarios respecto a 2016, es decir, un 3,9% menos.

Se resintió sobre todo su clientela británica: en sus aviones transportó hasta el archipiélago a 856.034 turistas desde Reino Unido, 63.663 menos que un año antes, lo que representó un descenso de casi un 7%.

Sí logró mantener el mercado alemán, con 864.000 pasajeros traídos a las Islas, solo 5.523 menos (-0,6%); y también el nórdico, que sumó 468.324 pasajeros con destino a las islas, 1.918 menos (-0,4%), según los datos de Promotur Turismo de Canarias.

Este año, las caídas en las llegadas a las islas del grupo Thomas Cook desde Reino Unido se han mantenido entre el 6% y el 10%, según los datos a los que ha accedido este periódico.

El representante de los hoteleros de Las Palmas confía en la capacidad del gigante turístico de sobreponerse a estos resultados negativos: «Thomas Cook esencial para el destino, en tanto en cuanto mantiene una conectividad importante con las islas, y cuenta con hoteles propios en propiedad, lo que convierte a las islas en uno de sus destinos más importantes. Esta apuesta por las islas ha generado mucha riqueza en el destino y lo seguirá haciendo, porque no dudamos de que tiene el suficiente músculo para remontar», insiste Mañaricua.

Thomas Cook se centrará en 2019 en mejorar su gestión de su capacidad, abordará el rendimiento de sus operadores turísticos en Reino Unido, impulsará con iniciativas innovadoras la venta de servicios auxiliares y buscará mejorar los márgenes de su estrategia de hoteles de marca propia e implementar un mayor enfoque y disciplina de costes en todo el grupo. Los hoteleros canarios también tienen sobre su tejado una pelota: la de reducir sus tarifas tras años de subidas.