After Work, los alojamientos turísticos abren sus terrazas

23/05/2019

Quedar con amigos en un hotel de la propia ciudad bien sea para almorzar, tomar un brunch o unas copas es una tendencia cada vez más habitual. La música en directo y la comodidad suman como puntos fuertes.

Los hoteles no son solo para las vacaciones. En los últimos años se ha impuesto la tendencia a abrir sus puertas a la sociedad en general, explotando al máximo el concepto de after work, unido a una propuesta gastronómica atractiva, música en directo o catas gourmet de productos, y que también ha ido transformándose de la mano del lounge bar.

De esta manera, el tradicional after work es una moda importada del mundo aglosajón, que se ha visto especialmente representada en las películas estadounidenses. Sin embargo, tradicionalmente en España sí que ha estado de moda un concepto muy similar al que ha explotado ahora. Si bien en nuestro país lo habitual era tomar unas cervezas o copas a la salida del trabajo, ahora el concepto va un poco más allá buscando espacios más amplios, con buenas vistas y música en directo, que tienen en las terrazas de los hoteles de las ciudades a sus grandes aliados.

En este sentido, los hoteles urbanos están transformando su seno para parecerse cada vez más a un centro de ocio, más allá de un lugar al que acudir a dormir. Esta ampliación de su segmento le hace abrir sus miras a un público objetivo más amplio, atrayendo también a la población de la sociedad en la que se instala.

Dentro de esta transformación, la industria hotelera ha ido un más allá con los lounge bar, un local elegante y sofisticado, en el que priman los espacios amplios, con buena música, en la que también predomina el estilo lounge, un género de música variante principalmente del hazzm que se caracteriza por ritmos sensuales sin mucha instrumentación, pop o chillout y un ambiente cómodo y relajado.

No obstante, no se trata de un lugar en el que bailar sino lo que se pretende es conseguir un ambiente propicio para conversar tranquilamente sentados, mientras se degusta un vino, un cóctel o una cena temprana entre amigos.

De hecho, en este tipo de terrazas de los hoteles se ha puesto muy de moda el atardecer, con artículos específicos en internet para quiénes buscan la mejor puesta de sol de cada ciudad, en la que disfrutar de un momento relajado y del buen ambiente.