Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de abril
Planta de hidrógeno verde. R. C.
Así es el tubo de hidrógeno verde con el que Europa quiere independizarse de Rusia

Así es el tubo de hidrógeno verde con el que Europa quiere independizarse de Rusia

Después de que Alemania haya acpetado los planes de España y Francia, la infraestructura de H2Med está llamada a desconectarse de otros países

Lunes, 23 de enero 2023, 17:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Unión Europea, en general, y Alemania, en particular, se han percatado con la crisis energética motivada por la invasión rusa de Ucrania cuál es una de las debilidades del viejo continente:la dependencia del exterior. Ya ocurrió en la pandemia, con la fabricación de mascarillas. Y después, con la crisis de semiconductores y tecnologías. Por eso, Berlín se acaba de sumar al proyecto del H2Med, el corredor que permitirá transportar hidrógeno limpio a través de la península ibérica hacia el norte de Europa. Y desconectarse de Moscú. Estas son las claves de un proyecto que nació bajo la necesidad de transportar gas natural a través de los Pirineos y que ha derivado en una infraestructura que unirá Barcelona con Marsella.

El camino kilométrico

El proyecto final del H2Med discurrirá entre la costa catalana y la francesa a través de un conducto de unos 360 kilómetros de recorrido. transportará unas 2 millones de toneladas de hidrógeno verde al año a Francia y Portugal a través de Barcelona y Zamora. El corredor tendrá un coste que rondará los 2.500 millones de euros y podría estar listo a finales de esta década. Supone el fin del proyecto MidCat, la unión por tierra con Francia completada parcialmente hasta la provincia de Girona, aunque aspiraba a llegar hasta Toulusse.

Hidrógeno renovable frente al gas

El H2Med es una infraestructura llamada a transportar hidrógeno renovable, aunque transitoriamente también llevará gas. El hidrógeno verde es el resultado de un proceso de electrólisis (se descompone la molécula del agua en oxígeno e hidrógeno) que se genera con instalaciones renovables. Ese hidrógeno (H2) es el que después se usará como fuente de energía frente al gas, procedente ahora de las decisiones de Rusia y otros países extranjeros. Así pretende Europa fortalecer su autonomía.

Usos prácticos

El H2 servirá como materia prima en la industria química, en la petroquímica para el refinado del petróleo y en la metalurgia para obtener acero. Además, está pensado como combustible para descarbonizar el transporte, sobre todo el de larga distancia y aéreo. También servirá para electricidad y calefacción en hogares. Y como almacenamiento.

Verde, gris, rosa, azul...

Lo más determinante del verde es que se produce con energías renovables. Pero también existe el hidrógeno azul, a base de combustibles fósiles aunque capaz de capturar y reducir las emisiones durante todo el proceso. El gris es el más contaminante, al usar el gas natural como combustible. Y en todo este proceso Francia apuesta por el hidrógeno rosa, a través de la energía procedente de las centrales nucleares.

Largo proceso

Aunque con la posición de Alemania, y el acuerdo entre Francia y España, el camino del H2Med está más despejado, existen riesgos de por medio. El primero, la financiación millonaria que deberá proceder, en buena medida, de fondos comunitarios. Yla mejora en la eficiencia y uso del agua (dulce o salada) para evitar que una solución conlleve otro problema de mayor calado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios