Los retrasos en las terminales y las colas de salida del puerto preocupan también al sector. / C7

Los transportistas mantienen el paro a partir del 28 y suman una caravana de camiones para ese día

Camioneros y Gobierno acercan posturas pero no logran un acuerdo respecto al tacógrafo, principal reivindicación. La próxima semana habrá un nuevo encuentro

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Los transportistas de Canarias mantienen el paro indefinido convocado a partir del próximo 28 de noviembre y además, ahora suman una manifestación de camiones para ese mismo día y que recorrerá la capital grancanaria. La caravana saldrá a las nueve de la mañana del puerto de Las Palmas, tal y como se ha presentado ante la Delegación de Gobierno. Por ahora aún no se ha definido el recorrido.

Así lo indicó ayer el presidente de la Federación de Empresarios del Transporte (FET), Agustín Espino, al término de la reunión mantenida con el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, y en la que también participó el presidente de la Asociación de Empresas de Transporte de Mercancías (Asemtra) -que está integrada en la FET-, Roberto Jerez.

Según apuntaron Espino y Jerez, durante el encuentro « se acercaron posturas» pero finalmente no se alcanzó ningún acuerdo, sobre todo respecto a la principal reivindicación de los transportistas y que pasa por exonerar a las islas del uso del tacógrafo. « Hay buena predisposición para llegar a un consenso que evite el paro pero de momento se mantiene», indicó Jerez.

La próxima semana hay previsto que se celebre una mesa de diálogo en la que participen transportistas, Gobierno, cabildos y sindicatos (esta misma semana CC OO se posicionó en contra de retirar el tacógrafo por las consecuencias que tendría para los trabajadores) al fin de alcanzar un acuerdo.

Compromiso firme para suspender el paro

La decisión última de exonerar a Canarias del uso del tacógrafo corresponde a Madrid, con lo que es difícil que haya una resolución la próxima semana, antes del día 28, cuando arranca el paro. Sin embargo, Espino al igual que Jerez son favorables a suspender el paro si hay un compromiso firme por parte del Gobierno de Canarias de que se va a solicitar y se va a pelear en Madrid. «A fecha de hoy el paro sigue pero el escenario puede cambiar en función de lo que se decida en la mesa de diálogo de la próxima semana», añade Espino.

Como indicó ayer Jerez, los transportistas estarían dispuestos a desconvocar el paro si se consigue que el tacógrafo se mantenga exclusivamente como forma de control de la jornada laboral de los chóferes pero se eliminen otros aspectos técnicos y de manejo que son difíciles de cumplir en un territorio insular y que están derivando en elevadas sanciones. «Queremos que el tacógrafo se suspenda como medida recaudatoria», manifestó.

El presidente de la FET, Agustín Espino, se quejó de unas sanciones que son «desproporcionadas» y por errores de manejo del tacógrafo. «Si alguien se excede de velocidad o de horas de trabajo tiene que ser sancionado. Eso es así pero no se puede multar con hasta 4.000 euros por errores», indicó Espino. « Hay voluntad de multar y de recaudar no de corregir el rumbo y esto tiene a los transportistas muy enfadados. Las sanciones son descomunales», manifestó.

Diálogo con los sindicatos

Respecto al rechazo de los sindicatos a que se modifique el uso del tacógrafo en las islas, Espino señaló que su visión es «equivocada». « Los sindicatos creen que si el tacógrafo se retira los empresarios van a abusar de los trabajadores y alargar las horas de trabajo pero están confundidos. De hecho, nosotros respaldamos que se mantenga el tacógrafo para controlar las jornadas. Son los aspectos técnicos los que nos preocupan», dijo.

En este sentido, Jerez abogó porque en la mesa de diálogo que se celebrará la próxima semana los representantes que acudan de los sindicatos sean personas del sector, que lo conozcan y sepan cuál es la situación.

El 'túnel de frío' y falta de chóferes, dos asuntos más

En el encuentro con Franquis (que declinó ayer hacer declaraciones), también se analizaron dos problemas más del sector. De un lado, la obligatoriedad de los vehículos frigoríficos ATP de realizar inspecciones extraordinarias en unas instalaciones que no existen en el archipiélago. Esto está obligando a las empresas a llevar sus camiones a la península con un gasto que puede llegar a los 8.000 euros.

El asunto se tratará la semana próxima. «Es como obligar a un coche a pasar la ITV sin que haya ITV en las islas», indicó Jerez.

El déficit de chóferes -se estima que hacen falta de forma urgente 250- y la necesidad de ayudas públicas para fomentar esta formación fue otro asunto tratado y que se llevará a una reunión con la consejera de Empleo, Elena Mánez, la próxima semana.