Bomba extractora de petróleo. / pixabay

La transición energética arrinconará el maná del 'oro negro' en 30 años

Los históricos productores buscan alternativas ante un futuro menos dependiente de los combustibles fósiles

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La electrificación de las economías más avanzadas y su transición hacia un modelo ligado a las energías verdes irá quitando protagonismo al petróleo como el motor del mundo. En el caso de España, la menor dependencia de esta materia prima puede resultar vital para el que es uno de los estados más vinculados al crudo por su la falta en el territorio nacional y un sistema energético históricamente vinculado al 'oro negro', sobre todo en movilidad.

El Plan Nacional de Energía y Clima puesto en marcha por el ministerio que dirige Teresa Ribera aspira a alcanzar en el año 2030 un 42% de energías renovables sobre el uso de energía final del país.

En el caso de la generación eléctrica, el porcentaje de renovables en 2030 sumará el 74%. Y tiene como objetivo que la dependencia energética del exterior disminuya 15 puntos porcentuales, pasando del 74% actual al 59% a finales de esta década.

Estos objetivos, multiplicados por gran parte de las economías avanzadas, supone un verdadero reto de futuro para los productores de petróleo:los países del Golfo Pérsico y algunos de África como Libia y Nigeria, dos de los grandes exportadores de crudo para el mercado español de los últimos años.

Esos estados son conscientes de que la demanda de combustibles disminuirá. En España, aunque la mayoría de los vehículos que se matriculan siguen siendo de combustión (un 65% del total en 2021), los eléctricos puros y los híbridos (muchos funcionan con combustible) van adentrándose en el mercado de particulares. Y en el caso de los transportes pesados (autobuses, camiones, trenes, etc.), una parte de su futuro pasa por el uso del hidrógeno o el gas en sus versiones renovables para sustituir al crudo.

Serán 'electroestados'

Ante este panorama, «los países productores son conscientes del futuro que se les avecina», explica Gonzalo Escribano, director del programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano. «Algunos, como los del Golfo Pérsico, tienen la capacidad de hacerlo», indica este experto. Ylo hacen a través de la inversión millonaria con energías renovables. O como exportadores de gas. «Van a pasar de ser 'petroestados' a 'electroestados'», afirma Escribano.

Las últimas estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía apuntan a que la producción de petróleo puede bajar de 100.000 millones de barriles actuales a unos 30.000. «Eso es una reducción de ingresos brutal para esos países», indica el experto de Elcano. «En Europa, por ejemplo, ya no serán tan imprescindibles como hasta ahora», indica. Y anticipa que solo sobrevivirán los productores de crudo que tengan menos costes de extracción en un mercado que será menguante a medio y largo plazo.