Efe

Yolanda Díaz: «La patronal no está a la altura de su país»

La tensión sigue al alza entre la vicepresidenta y los empresarios al reiterar su apoyo a las protestas sindicales por la subida de los salarios

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La tensión entre Yolanda Díaz y los empresarios va en aumento. Después de que el vicepresidente de la CEOE, Salvador Navarro, tachara a la ministra de Trabajo de «arrogante» por su «apoyo explícito» a las manifestaciones sindicales por la subida de los salarios, la vicepresidenta ha reiterado su posición alegando que Antonio Garamendi (presidente de la CEOE) sabe que una inflación por encima del 10% «es insoportable para las familias».

Más allá, Díaz afirmó que actualmente la patronal «no está a la altura de su país». «Los trabajadores tienen razón», aseguró Díaz en una entrevista en la Ser, en la que recordó que la inflación no está provocada por los salarios porque «no es una crisis de demanda». En este sentido, destacó un informe del Banco de España en el que se ponía de relieve que las grandes empresas han aumentado sus beneficios un 62% este año.

Por ello, considera que los sindicatos tienen «toda la razón para salir a la calle a movilizarse contra la patronal española» porque «es necesario» subir los salarios en España, aunque aseguró que ella no va a acudir a estas manifestaciones. «La patronal se levantó de una mesa el pasado 5 de mayo diciendo que no quería subir los salarios y hasta julio se han suscrito solo 450 convenios cuando lo normal son 2.000. Está bloqueando la negociación colectiva y esto es grave», afirmó Díaz.

En este sentido, el presidente de los autónomos (ATA), Lorenzo Amor, criticó este lunes que Díaz tiene un discurso «muy poco constructivo» al volver a ponerse «al frente de las movilizaciones». En una entrevista en TVE, Amor acusó a la ministra de «tirar la piedra y esconder la mano» y le recordó que «ella tiene capacidad para aliviar la carga y la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores» a través de una deflactación del IRPF o una bajada de las cotizaciones de los empleados.

La ministra reconoce que en agosto la tasa de paro volverá a subir «por la lógica del mercado de trabajo en España»

Pero a juicio de la vicepresidenta, en un país como España, con salarios «más que moderados», es «imposible» vivir con una inflación superior al 10%. En cuanto a la tensión que se ha generado con los empresarios, la vicepresidenta negó que su posicionamiento del lado de los sindicatos implique la pérdida de neutralidad en el diálogo social: «Yo he suscrito 14 grandes acuerdos sociales y podría haberlo hecho de parte, pero no lo he hecho», argumentó.

Subir impuestos a los que más ganan

Por ello, apuesta por una «reforma tributaria en profundidad» debido a que el 80% del impuesto sobre la renta (IRPF) lo sufragan «las rentas salariales». «La injusticia fiscal está apoyada en datos. Los que más tienen que aportar no están aportando», señaló. Así, dijo que la posición del Gobierno es «clara» y creen que «hay que actuar más».

La situación puede ir a peor los próximos meses, sobre todo después de que la tendencia positiva de reducción del desempleo se truncara el pasado mes de julio. La vicepresidenta reconoció que en agosto el paro volverá a subir, al igual que previsiblemente en septiembre y octubre. Pero señaló que se debe a «la lógica del mercado de trabajo español» y no a que no funcione la reforma laboral. «Será un aumento de la tasa de paro en la normalidad del mes de agosto», afirmó.

Negociación del salario mínimo

En relación al salario mínimo (SMI), reiteró que el Gobierno «lo va a subir» y que la comisión de expertos se reunirá este viernes para realizar nuevas aproximaciones. Su intención es que cuando se disponga del dato de inflación de noviembre -que la ministra vaticinó sobre el 7% o el 8%- se convocará la mesa de diálogo social con sindicatos y patronal para abordar su subida.

Hasta ahora el compromiso del Ejecutivo es subir el SMI progresivamente hasta llegar al 60% del salario medio, pero Díaz quiere revalorizarlo «más allá» de esa senda. El SMI se subió por última vez el pasado mes de febrero, tras un acuerdo entre el Gobierno y los sindicatos del que se descolgó la patronal. Se alzó a 1.000 euros en 14 pagas, 35 euros más al mes de lo que estaba establecido hasta ese momento. El anterior acuerdo firmado en septiembre de 2021, cuando se mejoró el SMI de 950 a 965 euros mensuales, tampoco contó con el beneplácito de los empresarios.

Díaz confesó que cree que en esta ocasión tampoco habrá acuerdo entre las partes, aunque ella asegura que «trabajará por el consenso». «Me gustaría una patronal española que sea próxima a su país y con sensibilidad hacia quienes menos tienen«, destacó aludiendo a los «márgenes empresariales» que permiten actuar en este sentido.