Gerardo Gutiérrez Ardoy, director general del SEPE. / GRUPO DE COMUNICACIÓN LA CERCA

«Hemos reforzado el servicio y no hay colapso para gestionar los nuevos ERTE»

Recuerda el esfuerzo realizado por el organismo para abonar 25.000 millones en prestaciones desde que estalló la pandemia

ANA BARANDIARAN Bilbao

Gerardo Gutiérrez Ardoy intervino ayer en una jornada organizada por la Fundación Novia Salcedo sobre las claves para que los jóvenes remonten la crisis de la pandemia. A ellos les mandó un mensaje positivo y también tranquiliza a todos afectados por la nueva ola de ERTE. El responsable del SEPE, organismo encargado de abonar las prestaciones en estos expedientes, asegura que el servicio se ha reforzado y que no hay ningún riesgo de colapso.

-¿Están recibiendo una nueva avalancha de ERTE por las restricciones y cierres en sectores como la hostelería?

-Efectivamente, en noviembre se está notando un incremento de las solicitudes de empresas que han presentado ERTE, una herramienta que ha permitido mantener el empleo en España.

-Con esta nueva ola ha vuelto a surgir el temor a que el SEPE se colapse como la otra vez.

-No hay colapso, la situación está perfectamente controlada por varios factores. En primer lugar, por la responsabilidad del personal del SEPE, que está dándolo todo. También por la colaboración con otros organismos. Además, hemos perfeccionado tecnológicamente la herramienta por la que se reconocen las solicitudes colectivas de las prestaciones por ERTE. Hay que recordar que en el primer mes de estado de alarma pasamos de gestionar 600.000 prestaciones a 3,3 millones. Por último, esta segunda ola va a ser menor.

-Si estoy en ERTE este mes de noviembre, ¿cuándo voy a cobrar la prestación?

-Hay que diferenciar dos casos. Por lo general, si la demanda de prestaciones de ERTE se presenta en noviembre, se sobrará el diciembre. Pero si se trata de expedientes en los que se mantiene la actividad y los trabajadores entran y salen del ERTE, en diciembre habrá que informar de esas fluctuaciones y se cobrará en enero.

«Se han contratado 1.500 interinos y mejorado el sistema tecnológico»

refuerzos

-Los sindicatos insisten en que el SEPE no aguanta la carga de trabajo que tiene.

-La pandemia no nos ha pillado en una situación ideal por todos los recortes de los últimos años. La carga de trabajo ha sido inmensa. Desde el 1 de abril hemos abonado algo más de 25.000 millones de euros en prestaciones, de las que 12.000 millones corresponde a ERTE. Lo que hemos hecho es reforzar el servicio con 1.500 interinos, una medida que se va mantener en 2021. Además, se está invirtendo en la mejora tecnológica. Los Presupuestos recogen una partida de 50 millones para modernización del SEPE.

-Hay empresas que se plantean renunciar a las ventajas del ERTE porque no pueden asumir el compromiso de mantener el empleo seis meses. ¿Pueden perder efectividad?

-Los ERTE se han prorrogado hasta el 31 de enero, pero la ministra de Trabajo ya ha dicho que esta buena herramienta se va a mantener durante el tiempo necesario en los ámbitos que así lo requieran. Ya hemos conseguido frenar la destrucción de empleo y la esperanza aumenta ahora con las vacunas.

-El Gobierno acaba de presentar a los agentes sociales su propuesta de decreto para renovar las políticas activas de empleo, con medidas como bonificaciones por pasar contratos temporales a fijos. ¿No son viejas recetas?

-Ese documento es solo una parte de la nueva estrategia española de activación del empleo 2021-2014, en la que se va a recoger una nueva forma de hacer políticas activas de empleo.

«Con los ERTE se ha frenado la destrucción de empleo»

Esperanza

-¿Qué tipo de medidas recoge?

-Es un documento que se esta debatiendo con comunidades y agentes sociales para tener un texto en enero o febrero a más tardar.

-¿Qué actividades demandan trabajadores?

-Todo lo que tiene que ver con el comercio electrónico, logística, transporte y reparto a domicilio. También lo relacionado con informática, telecomunicaciones, procesos de digitalización, diseño gráfico y redes sociales. Lo vinculado con energías renovables y tratamientos de residuos. Y desde luego, dado el envejecimiento de la población, el sector sanitario, servicios sociales y cuidado de personas dependientes.