Oficina de empleo cerrada. / europa press

El SEPE despide a sus 1.500 interinos de refuerzo

Las salidas agravan el atasco en el Servicio Público de Empleo Estatal ante la avalancha de expedientes derivada de la crisis

CLARA ALBA Madrid

El atasco que desde hace meses sufre el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) puede ir a peor en los meses de verano. Según explican desde el sindicato CSIF, el organismo ha comenzado a trasladar a la plantilla su decisión de despedir a los 1.500 interinos que se contrataron para reforzarse ante la avalancha de expedientes generadas durante la crisis (prestaciones por desempleo, pensiones, ERTE, etc).

Según explican, las salidas se producirán de forma progresiva, con 1.000 ceses previstos entre el 30 de junio y el 30 de septiembre y otros 500 a finales de año. La cifra supone cerca del 20% de una plantilla que ha vivido meses durísimos con horas extra para atender todos los expedientes y que, pese al refuerzo, no logró evitar que los servicios se colapsaran y que un gran número de trabajadores hayan tenido problemas para percibir sus prestaciones a tiempo. Por no hablar de los importes indebidos.

Desde el sindicato independiente de los funcionarios ya han manifestado su absoluto rechazo a esta decisión que, según indican, «pondrá en serio riesgo la viabilidad ante la carga de trabajo que se tendrá que repartir sobre las espaldas de los trabajadores» en los próximos meses.

Denuncian que, además, el cese de los primeros 500 efectivos se produce el día anterior a que se inicie el periodo vacacional de buena parte de la plantilla del organismo, con lo que la gestión de las prestaciones en un significativo número de unidades puede verse comprometida.

Según indican los representantes de los empleados públicos, el colectivo lleva semanas mostrando al Ministerio de Política Territorial y Función Pública su «profunda preocupación» por la continuidad de estos interinos. Pero aseguran qeu no han recibido respuesta a sus requerimientos.

«Censuramos además la inacción y la falta de responsabilidad de la propia Ministra de Trabajo, ya que la situación por la que atraviesa el SEPE es tremendamente compleja y delicada. La carencia de recursos humanos es alarmante» advierten.

Ante la difícil situación, y con la perspectiva de que los ERTE seguirán al menos hasta el 31 de septiembre, los empleados han pedido la convocatoria de una oferta de empleo pública extraordinaria y específica para paliar este déficit estructural, recordando que en los últimos diez años se han perdido cerca de 3.400 efectivos.