Varias personas esperan su turno en una oficina de empleo. / R .C.

Bajada sin precedentes del paro: casi 75.000 desempleados menos

El mercado laboral mantiene su dinamismo con casi 62.000 nuevos empleos y la Seguridad Social se eleva a la cifra récord de 19,7 millones de afiliados

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El mercado de trabajo se mantiene inmune a la irrupción de la que muchos consideran ya la sexta ola, al encarecimiento de los precios y a la rebaja de las previsiones de crecimiento para España que auguran diversos organismos, el último la OCDE ayer mismo. El empleo prosigue su dinamismo de los últimos meses y en noviembre, mes habitualmente malo en este terreno, se ganó la cifra récord de 61.768 nuevos afiliados a la Seguridad Social de media -bien es verdad que son menos de la mitad de los que se sumaron el mes anterior-, mientras que el paro también registró una bajada sin precedentes, con cerca de 75.000 personas menos en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), según los datos publicados hoy por los ministerios de Seguridad Social y Trabajo.

Incluso en términos desestacionalizados el repunte de cotizantes es aún mayor y el mejor de toda la serie, al sumarse 109.451 trabajadores. Además, la contratación, que había mantenido un perfil más bajo de recuperación tras la pandemia, también ha dado síntomas de un dinamismo muy fuerte en noviembre, con cifras que superan incluso las de 2019: más de dos millones. Y también datos muy positivos del lado de la calidad del empleo: nunca antes se habían firmado tantos contratos indefinidos: 282.981, un 14% del total noviembre, cuando habitualmente se suelen mover entre el 8-9% del total.

Año y medio después de que estallara una pandemia que provocó la mayor destrucción de empleo de la historia, la Seguridad Social vuelve a escalar hasta un nuevo récord al registrar 19.752.358 cotizantes, medio millón más que en febrero de 2020, antes de que irrumpiera la covid-19. Cabe destacar, no obstante, que en esta cifra están también incluidos los trabajadores que aún se mantienen en ERTE: 125.632, una cifra que se ha reducido pero que, no obstante, podría aumentar el próximo mes -según admite el propio ministerio- ya que aún se siguen registrando procesos con la nueva norma.

Sin embargo, incluso si no se incluyeran a estos trabajadores en la cifra global (de los cuales casi la mitad trabaja a tiempo parcial) ni tampoco a los 106.000 autónomos que tienen algún impedimento a su actividad y cobran el cese, el sistema seguiría superando los 19,52 millones de ocupados, muy por encima de los niveles prepandemia y la segunda mejor cifra de la historia. El aumento del empleo es generalizado por sectores y por territorios, ya que 41 provincias han superado el nivel de afiliados que tenían antes de la covid-19.

Y lo mismo sucede con el paro, que con esta nueva caída ya sí se reduce a niveles incluso mejores a los previos a la pandemia, al haber 63.000 personas menos registradas que en febrero de 2020. Así, la cifra total de desempleados desciende hasta los 3.182.687, la cifra más baja en un mes de noviembre desde 2008. Además, el desempleo suma un récord de nueve meses consecutivos de descensos, acumulando en ese periodo una reducción de 826.102 parados, el mejor ciclo de toda la serie.

En todos los meses de noviembre desde 1996 se han registrado subidas del desempleo salvo en 2013, 2014, 2015 y 2018, cuando disminuyó el número de desempleados, aunque en mucha menor cuantía de lo que lo ha hecho este año. El mayor descenso hasta ahora era el de noviembre de 2015, cuando 27.071 personas abandonaron las listas del desempleo.

Educación tira del empleo

El sector que volvió a tirar del empleo fue la educación, que ganó casi 30.000 afiliados más en noviembre respecto a octubre, seguido muy de cerca del comercio, que impulsado por el Black Friday creó 28.789 nuevos puestos. La construcción y la industria se anotaron alrededor de 9.000 nuevos empleos cada uno. En la otra cara, la hostelería siguió perdiendo cotizantes, con 62.633 menos, así como la sanidad, con casi 9.000 empleados menos, así como la banca, en pleno proceso de reestructuración, y la agricultura, por el fin de la mayoría de las campañas agrícolas.

Por su parte, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, RETA, sigue también una senda positiva al sumar en octubre 1.080 autónomos, cifra eso sí inferior al crecimiento registrado en el mismo mes del año pasado, cuando el número de autónomos se incrementó en 2.504 personas.