La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. / efe

El Gobierno hace «todo lo posible» por un «acuerdo a tres» en la reforma laboral

Suaviza su postura sobre la temporalidad pero mantiene el calendario fijado para aprobar la norma en el Consejo de Ministros del próximo 28 de diciembre

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El reloj sigue avanzando de forma inexorable y el acuerdo para rubricar la «reforma laboral más ambiciosa de la democracia» –como la ha definido la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz– se resiste. Sin embargo, si hace dos semanas eran muy pocos los que veían probable alcanzar un pacto tripartito, incluso en el seno del propio Ejecutivo, ahora son muchos los que apuestan por una contrarreforma laboral de consenso, puesto que las posturas poco a poco se van acercando tras suavizarse los planteamientos iniciales de máximos.

Para ello, el Gobierno está haciendo «todo lo posible» para llegar a «un acuerdo a tres» entre los sindicatos, la patronal y el Ejecutivo y sacar «adelante» la reforma laboral antes de que finalice el año. Así lo aseguró este lunes la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, durante el acto de entrega el premio 'Mujer y Tecnología 2021'. La también ministra de Asuntos Económicos manifestó que sería muy importante que el acuerdo contase no sólo con el apoyo de los sindicatos, sino también con el de los representantes de los empresarios, porque la reforma laboral será «buena» para las empresas del país, dará seguridad jurídica y permitirá, en la recuperación económica, «impulsar la creación de empleo de calidad y reducir la temporalidad y la precariedad», lo que, a su juicio, redunda en una «mejor perspectiva» en las empresas y en el conjunto de la sociedad.

Eso sí, todos tendrán que ceder para conseguir este acuerdo tripartito. No será una derogación completa de la reforma laboral de 2012 –como había prometido el Gobierno en su acuerdo de investidura y como desean los sindicatos– ni será solo, como pretendía la patronal, una mejora de la actual norma en temas para combatir la elevada tasa de temporalidad y el insostenible índice de paro juvenil. No obstante, sí será una reforma de calado, que toca al menos cinco leyes, modifica más de una veintena de artículos e introduce una serie de disposiciones adicionales y transitorias.

En lo que no está dispuesto a ceder el Ejecutivo es en el calendario previsto para que vea la luz: ha de estar publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de que termine el año, tal y como se comprometió con la Comisión Europea. Así lo confirmó este lunes tanto Calviño como fuentes de Trabajo. Para ello la nueva reforma laboral deberá aprobarse vía real decreto ley en el último Consejo de Ministros del año, el que se celebrará el martes 28 de diciembre. También para que al día siguiente, cuando comparezca el presidente, Pedro Sánchez, para hacer balance del año, pueda sacar pecho de una de las medidas bandera de su Gobierno.

De ahí que el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales hayan intensificado los contactos y hayan convocado reuniones diarias de lunes a viernes. Además, con jornadas maratonianas. El encuentro de este lunes comenzó a las 10 de la mañana y no terminó hasta las 15 horas. Cinco horas de intenso debate que giró principalmente en torno al nuevo diseño de la contratación temporal en España, el asunto que está resultando más problemático en la negociación.

El ministerio que dirige Yolanda Díaz retiró la semana pasada su propuesta de limitar el número de contratos temporales a un porcentaje de la plantilla variable en función del tamaño de la empresa y presentó un nuevo modelo en el que se acota a tres meses el tiempo por el cual una empresa puede justificar que las circunstancias de la producción le obligan a reforzar temporalmente su plantilla. Esta última propuesta ha generado bastante más consenso que la anterior, pero todavía quedan por concretar muchos asuntos. Por eso este martes se han vuelto a citar por la mañana. Y así cada día hasta que puedan anunciar –confiemos– el ansiado acuerdo.