Una oficina del SEPE en Madrid. / EP

España dobla la tasa de desempleo de la OCDE

Baja dos décimas en febrero pero sigue en el 12,6%, y el paro juvenil roza el 30%, triplicando la media común

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El nivel de desempleo de la OCDE ha evolucionado muy positivamente desde que las restricciones asociadas a la pandemia han ido desapareciendo en el conjunto de países que componen la institución. Así, el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos de febrero apunta a que la tasa de paro en su área ha caído por debajo de la que presentaba antes de la pandemia, hasta situarse en el 5,2%.

Supone una décima menos de paro que en el mes de enero, lo que supone caer por primera vez en dos años por debajo de los niveles precovid. En total, el número de desempleados en los 37 países que componen la OCDE fue de 34,9 millones en febrero, 700.000 personas menos que en febrero de 2020, justo antes de que estallara la pandemia a nivel global.

Pero en España el nivel de desempleo sigue estando a la cabeza de la tabla. Nuestro país registró en febrero una tasa de paro del 12,6%, dos décimas menos que en enero. Supone doblar la tasa media de la UE (6,2%) y de la OCDE (5,2%) y triplicar la del G7 (4,2%). El único país europeo que se asemeja al nivel de paro de España es Grecia, que en febrero registró una tasa del 11,9%, un punto menos que el mes anterior. Pero España se sitúa muy lejos de países del entorno como Francia (7,4%), Alemania (3,1%), Italia (8,5%) o Portugal (5,8%).

Por sexos, la tasa de desempleo de mujeres en España es tres puntos superior a la de hombres, situándose en un 14,1% frente a un 11,2%. A nivel de la UE la diferencia no es tan acusada, con una tasa del 6,5% en las mujeres europeas frente al 5,9% de los hombres.

Pero lo que más sigue diferenciando a España del resto de potencias es el paro juvenil. Nuestro país presenta una tasa de desempleo del 29,8% entre los menores de 25 años. Y aunque es un nivel casi diez puntos menor que el que presentaba en febrero de 2020, antes de la pandemia, supone triplicar la tasa de paro juvenil del conjunto de la OCDE (11,1%) y casi el de la UE y la eurozona, ambos en el 14%.

La guerra puede empeorar la situación

Más allá de España, se confirma la tendencia a la baja de los últimos meses en la eurozona. La tasa de paro volvió a caer en febrero hasta el 6,8%, una décima menos que el mes anterior. Destaca además la caída de tres décimas desde enero del desempleo juvenil hasta el 14%.

En el conjunto de la OCDE, donde más cayó el desempleo fue en Canadá (un punto menos, hasta el 5,5%), Corea, Suecia y Turquía, aunque también se registraron descensos importantes en Australia, Estados Unidos y Japón. Por el contrario, donde más aumentó fue en Colombia (3 décimas más, hasta el 12,5%), República Checa y México.

A pesar de estos buenos datos, desde la organización advierten de que el aumento de la incertidumbre global y las tensiones geopolíticas pueden empeorar la situación.