Una porfesora en una clase. / ARCHIVO

El empleo aguanta gracias al tirón de la educación pero acentúa su desaceleración

La Seguridad Social suma casi 30.000 afiliados más en un septiembre bueno, pero el paro aumenta en más de 17.600 personas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Una de cal y otra de arena en un mercado laboral que en septiembre exhibe síntomas de una fortaleza inusual. Después de dos meses consecutivos destruyendo empleo y pese a la actual situación de incertidumbre económica por la guerra y la escalada de la inflación, España ha vuelto a sumar nuevos afiliados en un mes claramente estacional gracias al tirón de la educación: casi 30.000 más de media, menos que los 40.000 vaticinados por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escriba, hace escasas dos semanas, pero el tercer mayor incremento en este mes de la historia, solo por detrás de 2020 y 2021, con fuertes rebotes tras la pandemia.

El mercado vuelve a hacer gala de una gran residencia en tiempos de crisis, pero, sin embargo, la creación de empleo sigue ralentizándose de forma acelerada en términos interanuales por quinto mes consecutivo: ha pasado de crecer un 5% en abril al 3,3% en septiembre; sigue siendo un buen dato, robusto y por encima del avance de la economía, pero son casi dos puntos menos de lo que crecía hace menos de medio año.

Pese a estas cifras, el Gobierno niega que «por el momento haya síntomas de una desaceleración económica». Así lo aseguró la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, quien indicó que los datos de septiembre «confirman la fortaleza del mercado laboral».

Otra sombra llega del lado del paro, que aumenta por tercer mes consecutivo en más de 17.600 personas, frente a la caída de desempleo de los tres años precedentes. No obstante, es verdad que en septiembre, un mes marcado por el fin de la campaña de verano, es habitual que se incrementen las listas del antiguo INEM y, de hecho, se trata de una subida más moderada para este mes que la media: un ascenso de 46.307 personas entre 2008 y 2019.

Al mismo tiempo la contratación indefinida recupera vigor con 775.856 contratos indefinidos suscritos, lo que supone el 46,72% del total de los contratos formalizados, el segundo mayor porcentaje de la serie. Desde finales de 2021 hay más de dos millones de nuevos contratos indefinidos y a lo largo de este año se han reducido en más de 2,6 millones los contratos de menos de 30 días, mientras aumentan los contratos de más duración, lo que ha permitido elevar la duración media en más de un 25% respecto a 2019: 51 días más. En el lado amargo, seis de cada diez contratos indefinidos son a jornada parcial o fijos discontinuos y 40.000 personas han firmado en septiembre más de un contrato indefinido, 215.000 desde que entró en vigor la reforma laboral, lo que evidencia que las empresas han sustituido temporalidad por parcialidad indefinida y pone en duda la estabilidad de estos nuevos contratos.

Con el nuevo incremento de la afiliación de septiembre, la Seguridad Social se sitúa en 20.180.287 cotizantes, lo que supone 649.176 más que un año atrás, mientras que el número de parados sube hasta los 2.941.919, 315.883 personas menos que en 2021. Se acerca así peligrosamente a la barrera de los tres millones de parados en unos meses en los que suele aumentar, por lo que es previsible que se vuelva a rebasar.

Todo el empleo es femenino

Con el nuevo incremento de la afiliación de septiembre, la Seguridad Social se sitúa en 20.180.287 de cotizantes, lo que supone 649.176 más que un año atrás, mientras que el número de parados sube hasta los 2.941.919, 315.883 personas menos que en 2021. Se acerca peligrosamente, no obstante, a la barrera de los tres millones de parados en unos meses en los que suele aumentar, por lo que es previsible que se vuelva a rebasar.

La educación ha actuado este mes como gran motor del empleo al generar 61.612 nuevos puestos a consecuencia de la vuelta al cole, lo que vuelve a poner en evidencia que este sector aún peca de una elevada temporalidad: destruye empleo en verano para volver a contratar en otoño. Se confirma así que la reforma laboral, que ha rebajado la temporalidad significativamente, no está impactando en el sector público. También las actividades administrativas han tenido gran protagonismo en esta recuperación de cotizantes, al sumar 20.044 más, y otros sectores de alto valor añadido -tal y como destaca el ministerio- como actividades profesionales, científicas y técnicas (+9.098) e informática y telecomunicaciones (+6.574).

Por el contrario, el fin de la temporada turística se cierra con 36.000 trabajadores menos en los comercios españoles y 33.000 menos en la hostelería. El sector sanitario también pierde 11.500 profesionales tras el refuerzo de cara a cubrir las vacaciones de verano y más aún la administración pública, defensa y seguridad social (-17.742)

Este fuerte avance de cotizantes tan focalizado en la educación y la administración, sectores muy feminizados, ha provocado que todo el empleo generado sea femenino, hasta el punto de que la afiliación entre las mujeres ha crecido en 61.351, mientras que entre los hombres se ha reducido en 32.065.

Temas

INEM, Paro