Unai Sordo, en su despacho en la sede de CCOO en Madrid. / pablo cobos / colpisa

Unai Sordo | Secretario General de CC OO

«Sin duda el salario mínimo va a subir a 1.000 euros en enero»

El recién reelegido líder de CCOO, defiende que los políticos deberían tomar ejemplo de la relación entre sindicatos y CEOE

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Han pasado más de cuatro años desde que Unai Sordo (Bilbao, 1972) desembarcó en Madrid para iniciar la aventura de liderar CCOO. Ahora, reelegido por abrumadora mayoría secretario general del sindicato, puede presumir de haber incrementado la afiliación en más de un 6% y poder financiarse en un 84% con recursos propios.

–¿La pandemia ha reforzado el papel de los sindicatos?

–Sí, los sindicatos nos hemos visto reforzados. Creo que el diálogo social y ese papel de agentes sociales que tiene un sindicato como CCOO se ha visto reflejado en esta pandemia de forma notable.

–¿Deberían los políticos tomar ejemplo de la relación que hay entre sindicatos y patronal?

–La política debería mirarse en el espejo y sacar alguna enseñanza del diálogo social. Debería autointerpretarse en España desde la competencia cooperativa y no desde la competitividad sin cuartel. Se nota que hay un alejamiento enorme entre sindicatos y organizaciones empresariales, pero es verdad que con todo y con eso, somos conscientes de que estamos condenados a tratar de llegar a acuerdos porque, si no, no hay convenios colectivos.

–En el camino de la recuperación se han colado turbulencias como la subida de la luz. ¿Pueden ponerla en peligro?

–Hay un nivel de incertidumbre muy importante sobre la evolución de la economía, sobre los precios ahora mismo, pues no dejan de ser un problema en España. Pero creo que lo que hay que hacer es, aprovechando los fondos europeos, promover un cambio en profundidad de nuestro modelo productivo.

El país del futuro se tiene que reconstruir desde ahí: cambio en el tejido productivo, creación de empleos de calidad y redistribución y predistribución de la riqueza a través de los salarios y a través de una fiscalidad justa y de unos servicios sociales y públicos eficientes.

Reforma laboral

«El Gobierno debería no hacer tanto anuncio y dar salida a las negociaciones»

–¿Cree que las medidas del Gobierno para frenar la escalada de la luz son suficientes?

–Se han tomado medidas en algunos casos incluso valientes. Por ejemplo, en materia de precios energéticos. Pero va a haber que seguir tomando más. España tiene una dependencia enorme de energías que tenemos que importar y ahora, con los fondos europeos como palanca, tiene la oportunidad de buscar mayor autonomía a través del desarrollo fundamentalmente de las energías renovables. Eso es parte de la transformación productiva que necesita nuestro país. Mientras tanto, hay que modificar el sistema de precios.

–¿Dejaron ya pactado con el Gobierno, aunque no esté por escrito, que el salario mínimo subirá en enero a 1.000 euros?

–Si se lee el acuerdo no hace falta ser un intérprete del cirílico para entender que ahí se está apuntando claramente a los 1.000 euros. Pero el Gobierno lo que alegaba es que si dejábamos cerrado taxativamente lo de los 1.000 euros, de alguna manera estábamos pasándole por encima a ese periodo de consultas que hay que abrir para el año 2022. Pero evidentemente va a subir a 1.000 euros, no me cabe ninguna duda. Y si no, vamos a tener un conflicto con el Gobierno.

–Desde la patronal critican que el Gobierno hace demasiado anuncio y poca implementación. ¿Está de acuerdo?

–A veces tienen razón. No tanto que haga demasiados anuncios que luego no se materialicen, sino que a veces se hacen anuncios en medio de negociaciones que acaban condicionando las mismas.

–¿Como por ejemplo con la reforma laboral, que no termina de derogarse?

–Es la tercera vez que negociamos la reforma laboral. Creo que, en ese terrno, el Gobierno no debiera hacer tanto anuncio, sino más bien tratar de dar salida a las negociaciones que ya tenemos encima de la mesa y que tienen que acabarse en cuatro o cinco semanas.

–¿El acuerdo tripartito es prácticamente imposible?

–Yo nunca lo descartaría del todo, porque creo que puede haber también incentivos para que CEOE no se desligue de ese acuerdo. Pero sí es verdad que igual es un poco ingenuo pensar que una parte a la que se fortaleció con la reforma del PPva a renunciar a todo ese poder. Va a ser difícil.

Reforma de pensiones

«El primer paquete de medidas en pensiones supondrá un incremento fuerte del gasto»

–Y luego está la reforma de las pensiones. ¿Cómo será el nuevo factor de sostenibilidad?

–Ya adelanto que el índice de equidad intergeneracional no puede ser un sucedáneo del factor de sostenibilidad. Hay que abordar una mejora en la estructura de ingresos, pero no desde una lógica de recorte.

–Pero este primer paquete de medidas, lejos de frenar el gasto, ¿no lo incrementará?

–En efecto, esto es así. Derogar la reforma del 13 lo que hace es prever un incremento importante del gasto en pensiones del año actual al 2047.

–¿Es difícil negociar con el ministro Escrivá?

–Más que la dificultad para negociar, creo que el ministro tiene que tener cuidado con los mensajes que lanza en público. Considero que han sido mensajes que a veces han distorsionado absolutamente las negociaciones, incluso las han opacado.