La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, saluda al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. / EP

La CEOE enmienda las propuestas de Díaz sobre la temporalidad

La patronal presenta su propio documento con líneas rojas, aunque acerca posturas en materia de convenios colectivos

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La patronal ha dado ungolpe en la mesa de la negociación de la reforma laboral, que este martes abordó una reunión extraordinaria con Gobierno y sindicatos para acelerar el acuerdo. Sin embargo, la CEOE presentó su propia propuesta con importantes líneas rojas que condicionarán la evolución de los próximos encuentros -este miércoles será el siguiente- sobre todo en lo relativo a los límites de la temporalidad.

Porque los empresarios se oponen a aplicar cualquier tipo de límite a la temporalidad en las empresas. El Ministerio de Trabajo había propuesto a limitar en un 15% de la plantilla el número de trabajadores eventuales. Una segunda versión instaba a aplicar topes del 8% de eventualidad para las pymes o del 4% para la gran empresa. Pero ni una idea ni la otra gusta a la CEOE.

Tampoco se muestran partidarios de modificar la causalidad; esto es, las diferentes justificaciones a las que se pueden acoger las empresas para contratar a un trabajador de forma temporal. En este caso, el Ejecutivo había planteado un contrato con una duración máxima de tres meses bajo determinadas circunstancias de producción eventuales, muy ligadas siempre al sector turístico. Pero la patronal se niega a este coto al alegar que cada sector tiene sus propias características y que esta medida solo destruiría empleo.

También rechazan la propuesta del Ministerio de Seguridad Social de elevar las cotizaciones que pagan las empresas cuando se abuse en la contratación de empleados con carácter temporal, como quiere el Gobierno.

Con su propuesta de reforma laboral, la negociación llega a un punto de no retorno en el que el Gobierno deberá acelerar las conversaciones para convencer a la patronal, o legislar por su cuenta, a un mes de que venza el plazo para cambiar la norma laboral comprometido ante la UE.

Los empresarios sí se muestran más partidarios de acercarse a posturas planteadas hasta ahora en la mesa de negociación, como la relativa a la prevalencia de un convenio de empresa frente al territorial o al sectorial modificada en la reforma de 2013. Y en lo relativo a la ultractividad, el documento de la patronal plantea la inclusión como contenido mínimo del régimen jurídico a aplicar en caso de pérdida de la vigencia del convenio.