Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 18 de abril
Imagen de la zona de estudio en Fuerteventura. C7
Canarias se lanza a por las tierras raras, un tesoro oculto bautizado como «el oro tecnológico»

Canarias se lanza a por las tierras raras, un tesoro oculto bautizado como «el oro tecnológico»

Fuerteventura será el primer territorio que hará estudios en Canarias sobre estos materiales, «vitaminas de la industria» y ya hay una empresa interesada: Tenáridos, del grupo Satocan

Sara Toj

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 9 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las tierras raras son un conjunto de 17 elementos químicos de la tabla periódica conocidos como «el oro tecnológico y las vitaminas de la industria». Están presentes en nuestro día a día -los billetes de euro- y toda la tecnología que conocemos: desde teléfonos móviles a vehículos eléctricos pasando por la fibra óptica. Las energías renovables también demandan estas tierras raras para los molinos y placas solares.

Son minerales muy deseados, pero al tiempo se caracterizan por su escasez. Actualmente, el principal proveedor de las tierras raras del mundo es China, que tiene la mina Bayan Obo. Desde Europa las instrucciones a los países miembros es que analicen e investiguen para tratar de hallar yacimientos que reduzcan la excesiva dependencia de China, y que llega a ser del 100%.

En Canarias se sabe de la existencia de estos minerales en los montes submarinos, como el Tropic, en aguas que se disputan España y Marruecos. Sin embargo, su explotación, bajo el mar, es aún cosa de «ciencia ficción», ya que aún no se ha desarrollado la tecnología que permita llevar a cabo los trabajos, como explica el profesor y doctor en Física de la ULL, Jorge Méndez.

Más viable en el corto plazo parece la explotación en superficie después de que se hayan detectado «depósitos de gran interés» en un área de 1,34 kilómetros en la isla de Fuerteventura y haya ya una empresa interesada: Tenáridos, del grupo Satocan. El proyecto está aún en fase de exploración para determinar si efectivamente hay tierras raras o no y la cantidad. Se estima que podrían ser 10 kilos por tonelada.

Los científicos de las islas reclaman que se apueste por la investigación para, así, determinar con qué proporción de estos materiales se cuenta, ya que, como apuntan las publicaciones, podrían ser «de los más valiosos».

De confirmarse el impacto sería muy positivo para Europa y para Canarias. «Es una oportunidad para la ansiada diversificación económica del archipiélago», indica Méndez, que dirige el proyecto 'MAGEC-REEsearch' en el que se pretende dar respuesta a la gran incógnita: cuáles son los recursos de tierras raras que albergan las islas. Las empresas canarias empiezan a ser conscientes de que la investigación y posible explotación. Por ahora ha sido Tenáridos la primera en dar el paso adelante para tres yacimientos a tres años, pero hay más permisos en marcha. Y el potencial de tierras raras se extiende por todas las islas del archipiélago -ver información en los mapas- salvo en Lanzarote y El Hierro.

Como explica el doctor en Física de la ULL, los elementos presentes en las tierras raras tienen numerosas aplicaciones. La investigación llevada a cabo por su equipo y presentada hace unas semanas en el Parlamento de Canarias ha centrado los esfuerzos, entre otras cuestiones, en las aplicaciones que tendría para el desarrollo de las energías renovables, un área más que importante en la actualidad. En sus estudios han aplicado estos materiales para aumentar la eficiencia en la captación de energía solar a través de placas fotovoltaicas, ya que, ahora mismo, «se está desperdiciando el 50% de la energía del sol porque no se tiene en cuenta el calor», que se transforma en luz y, a su vez esta, en electricidad. En consonancia con ello, el equipo ha trabajado en la mejora en la producción de hidrógeno verde gracias a la energía solar. El proceso pasaría, también, por colocar los elementos químicos integrados en las tierras raras en los fotorreactores.

Además, uno de los usos más curiosos es la aplicación de los elementos para mejorar la seguridad de los billetes de euro. El equipo de investigación canario también está realizando sus hallazgos en esta materia con un sistema antifraude. De hecho, este estudio ya ha llamado la atención del Banco de España, con el que ya colabora desde 2021.

Investigación en Fuerteventura

El proyecto de investigación planteado en Fuerteventura se realizaría en una superficie de 1,34 kilómetros cuadrados, según recoge el plan de restauración de los trabajos. Como se detalla a través de unos mapas del territorio, comprendería zonas en las que la vegetación es matorral de algoaera y mato.

De aceptarse la solicitud, Méndez explica que se realizarán unas perforaciones con un taladro para sacar «testigos de roca de unos centímetros de grosor», con el objetivo de conocer de qué cantidades se estaría hablando. Unos sondeos en los que el «diámetro de perforación es muy pequeño» y que, remarca, nada tiene que ver con «prospecciones de petróleo». Se trata de «estudios geofísicos» con ultrasonido y drones, métodos «no invasivos que no implican laboreo minero» y que compara con «una especie de «ecografía» de la tierra.

En este caso, el experto defiende que la investigación y posterior explotación de las tierras raras es una cuestión de la que «Europa es consciente» y ya está empujando para que otros países lo lleven a cabo. Así, destaca la tramitación de la Ley Europea de Materias Primas Fundamentales, con la que se quieren alcanzar retos como el «abastecimiento, la transformación y el reciclado de las materias primas, así como asegurar las cadenas de suministro». En esta propuesta legislativa se insta a los países a «investigar los posibles recursos» con los que se cuenta para que la Unión Europea pueda ser autosuficiente en este tipo de materias primas y reducir su dependencia de China.

Para el doctor en Física de la ULL, Jorge Méndez, su investigación a lo largo de los años y el interés mostrado por la empresa canaria Tenáridos supone una «transferencia del conocimiento desde las universidades hacia la sociedad». Así, remarca que gracias a los hallazgos realizados se puede caminar hacia otros mercados. Compara las tierras raras de canarias con un «azúcar de muy buena cantidad de la que no se sabe por el momento cuántos sacos hay en la despensa» y cree que es necesario que instituciones y empresas apuesten por la senda de la investigación.

Universidades internacionales ya han echado el ojo

«La investigación es libre en todo el mundo», sentencia el doctor y físico de la ULL Jorge Méndez. Y en este caso, la existencia de tierras raras en Canarias ya ha llamado la atención de científicos a nivel internacional. En este sentido, universidades alemanas e inglesas ya han realizado labores de investigación en cuatro islas: Tenerife, La Gomera Gran Canaria y Fuerteventura. Lo que han hecho en este caso es «mapear, sacar testigos de roca», como explica Méndez. Se trata de un proceso que «no es invasivo, es un estudio científico que ha servido para poner sobre la mesa el potencial de posibles yacimientos», cuenta el experto. Sin embargo, cuenta que sus resultados no son «tan prometedores» como los obtenidos por las universidades canarias, ya que hablan del hallazgo de «cuatro kilos por tonelada». Ante la incertidumbre de que empresas de otros países realicen labores de investigación y se cuente con la posibilidad de la explotación, el experto celebra la petición elevada por Satocan: «Me alegra que la primera empresa que se haya interesado por el hallazgo de Fuerteventura haya sido una empresa canaria». Se contaría con la exclusividad en el terreno.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios