Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 14 de abril
Parte del espacio en el que se planea realizar la investigación. C7
Tenáridos se compromete a que el impacto de los trabajos sea «mínimo»

Tenáridos se compromete a que el impacto de los trabajos sea «mínimo»

Las labores de investigación, que implican una leve perforación en el terrero, tienen un plan de restauración

Sara Toj

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 9 de marzo 2024, 21:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La empresa Tenáridos, que pertenece al grupo canario Satocan, ha sido la primera en dar el paso y solicitar el permiso para realizar una investigación sobre las reservas de tierras raras presentes en Fuerteventura. La entidad ha acompañado a la petición formulada al Gobierno de Canarias con un documento en el que detalla la labor del estudio geotécnico que va a acometer en la isla junto a las medidas previstas para la rehabilitación del espacio natural afectado por la investigación y explotación de recursos minerales. En cualquier caso, desde la empresa se indica que la afección será mínima.

A pesar de que las labores de exploración en recursos de tierras raras se consideran «no invasivas», la empresa tomará, según recoge el documento, las «medidas preventivas para que el impacto sea nulo». Así, entre las cuestiones planteadas está el control de la circulación de las aguas y el de los residuos originados en los trabajos de «reparación y mantenimiento de los equipos de sondeo», como el aceite.

La empresa se compromete a cumplir con la ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas, y que obliga a realizar trabajos de rehabilitación del espacio afectado por los trabajos.

Como detalla en el apartado de objetivos del proyecto, Tenáridos se compromete a adecuar las actividades del proyecto para garantizar que las labores a desarrollar «no suponen un peligro para la salud de las personas». Además, aseguran que «no se utilizarán procesos o métodos que puedan dañar el medio ambiente y, en particular, suponer riesgos para el agua, el aire, el suelo, la fauna o la flora».

En cualquier caso, en la fase inicial de estudio y para lo que se ha solicitado el permiso actual no lo habrá, ya que las catas se harán mediante un taladro que realizará sondeos con perforaciones de pequeño diámetro.

Reducción de emisiones

También se contemplan otras medidas como la especial atención en los equipos de trabajo para «evitar fugas de sustancias que sean susceptibles de contaminar suelos y aguas». Además, también se plantea la puesta a punto de los sistemas de combustión y silenciadores que reduzcan las emisiones de gases. Siguiendo el artículo 13 del Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras, se tienen contempladas tareas para la remodelación del terreno y procesos de revegetación.

Como detallan en el documento, al no ser una actividad de «laboreo minero» no se generarán residuos propios de la extracción minera. Teniendo en cuenta esta situación, los residuos que se contempla que se generen estarán relacionados con la ejecución de los sondeos, de los que saldrán lodos de perforación. Estos se clasifican como «inertes y no peligrosos».

A estos materiales se suman otros residuos que se generarán «de manera esporádica», como son envases de papel, cartón y de plástico; materiales de filtración, trapos de limpieza o ropas protectoras que se puedan contaminar de «sustancias peligrosas».

A su vez, la empresa tiene el compromiso de hacer labores de control y seguimiento de los trabajos. En este caso, se realizará a través de inspecciones periódicas de los emplazamientos, en las que se velará por el cumplimiento de las medidas de protección ambiental. Por otro lado, cuando se finalicen las labores de investigación, se realizarán actuaciones para que el terreno afectado «recupere su estado inicial».

Desde la entidad remarcan que están en «una fase muy previa del proyecto, la fase de investigación de campo». Teniendo en cuenta que lo que se solicita es un permiso para investigar, desde Tenáridos comentan que el plan no incluye la «construcción de servicios e instalaciones» próximas al terreno. Además, como aún están en fase inicial, es «prematuro» hacer una «valoración económica de la repercusión del proyecto sin ni siquiera saber si será viable».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios