El secretario general de CC OO, Unai Sordo. / eduardo sanz

Unai Sordo | Secretario General de CC OO

«Los sueldos deben subir con la inflación, pero aceptamos hacerlo en tres años»

Denuncia el desigual reparto cuando los sueldos solo crecen el 2,8% mientras la remuneración del capital se eleva el 8%

ANA BARANDIARAN Bilbao

Unai Sordo (Barakaldo, 1972) se ha tomado unos días de vacaciones para cargar pilas ante una vuelta del verano que se plantea infernal y no precisamente por la obligación de bajar el aire acondicionado.

En medio de los tambores de recesión, hay que sentarse a negociar el pacto de rentas. El líder de CC OO explica que la parte sindical está dispuesta a asumir que el alza de la inflación se reparta en tres años, pero defiende que los salarios deben recuperar el 100% del poder adquisitivo.

– El mercado laboral que tanta resistencia había mostrado hasta ahora acaba de sufrir el peor julio de la historia. ¿Es un punto de inflexión?

– El dato no es bueno, pero hay que contextualizar. Llega después de una evolución muy positiva. Y una de las causas es que la hostelería ha tenido peor comportamiento porque mucha contratación se ha adelantado a junio. Hay que esperar a agosto y septiembre para comprobar si estamos en un cambio de tendencia producto de la retracción económica. Falta perspectiva.

– La vicepresidenta Calviño ha reconocido el riesgo de recesión. ¿Contempla este escenario?

– Las incertidumbres son evidentes. Tenemos una inflación del 10% y una crisis energética que puede colocar a Alemania, motor de Europa, en una situación muy difícil. En principio la previsión es de crecimiento, pero a nadie se le escapa el riesgo de contagio si el deterioro se agrava.

Inflación

«El Gobierno debe contener los precios de los productos básicos»

– ¿Cuáles son las recetas de CC OO ante este escenario»?

– Hay que tomar medidas de tres tipos. Una, bastante polémica e inédita, sería contener los precios de productos básicos. Por otro lado, hay que acometer una subida salarial y tomar medidas fiscales para proteger a los colectivos más vulnerables y a las clases medias. No puede ser que los sueldos suban un 2,8% y la retribución del capital más del 8%. Y en última instancia, Europa no puede resignarse a que la guerra en Ucrania sea permanente.

– Entrando en las medidas que propone CC OO, ¿qué precios cree que se deberían topar?

– En su día se tomaron medidas así con las mascarillas y ahora se ha hecho con el gas en la generación eléctrica. Creo que habría que explorar la limitación de precios de bienes básicos de la cesta de la compra en sectores en los que las empresas tienen márgenes suficientes.

– Su principal caballo de batalla es que se repercuta la inflación en los salarios, pero no ha habido acuerdo con la CEOE y el pacto de rentas queda pendiente. ¿Cómo están las posiciones?

– La CEOE se negó a suscribir un acuerdo que conllevara cláusulas de revisión salarial con la inflación, que son imprescindibles para garantizar que los salarios no vuelvan a pagar la crisis.

– Critica a la CEOE por negarse a vincular los sueldos al IPC, pero hay muchas empresas que no pueden soportar un incremento salarial del 10%. ¿Hasta dónde llega su flexibilidad?

– La posición de los sindicatos es sensata y flexible. Se trata de pactar unas subidas iniciales contenidas en tres años (entre el 3,5% y 4% para este ejercicio y algo menores para los siguientes), pero que luego haya un ajuste con la inflación. De forma que al final del ciclo, en 2024, se recupere el 100% de la subida del IPC.

Pacto de rentas

«Nuestra posición es sensata y nos movilizaremos si la CEOE no cambia»

– ¿Estarían dispuestos a que no se recupere el 100% de la inflación y se ponga un límite?

– Nuestra posición es que se recupere el 100% al final del ciclo.

– ¿Y si no, se movilizarán?

– Con una inflación que acabará el año entre el 7% y el 10% y unos salarios que solo suben el 2,8%, no vamos a instar a la gente a que se resigne. Se promoverá la movilización para hacer cambiar a la patronal y para que el Gobierno ponga de su parte, porque tiene muchas cartas en la manga.

– ¿Qué pide al Gobierno en ese pacto de rentas?

– Que mejore la prestación de desempleo con la rectificación del recorte que introdujo Rajoy en 2013. En esa reforma se recortó la prestación al 50% del salario a partir del sexto mes. Creo que hay que subirla al 70%. También exigimos el alza del SMI de acuerdo al compromiso aprobado.

– El Gobierno ya ha dado pasos. Atendiendo en parte a sus reclamaciones, ha aprobado impuestos a las energéticas y a la banca. ¿ Está satisfecho con este giro a la izquierda de la coalición?

– Primero tenemos que ver cómo se desarrollan esos impuestos. Pero las dos medidas suenan bien. Era necesario que un sector como el energético, que ha cobrado beneficios caídos del cielo –o más bien caídos del bolsillo de los ciudadanos–, repercuta una parte en la población. Y lo mismo ocurre con la banca. El sector tiene amplios márgenes y con la subida del euríbor va a mejorar su rentabilidad. Son medidas positivas, pero insuficientes.

– ¿Qué más pide?

– Creo que hay más sectores en los que grandes empresas apenas pagan más del 5% o el 6% en el Impuesto de Sociedades. Por eso sería necesario el tipo efectivo mínimo del 15%.

– Defiende que las pensiones no deben entrar en el pacto de rentas y que tienen subir con el IPC, tal como se recogió en la reforma. Pero muchos expertos alertan de que el coste es inasumible para España.

– Se firmó un acuerdo para subirlas con el IPC. No contemplo otro escenario. Hay pensionistas que solo cobran 1.000 euros. Si alguien considera que las más altas no deben revalorizarse en esos términos, entonces que proponga una reforma fiscal. Lo que no se puede es cortar por lo sano y hacer que las pensiones pierdan poder adquisitivo.

– ¿Qué me dice de los funcionarios? ¿Su salario debe subir con el IPC?

– Creo que en la situación de los funcionarios entran otras variables. Si se toman medidas como reforzar el personal en los servicios públicos, sí se puede negociar flexibilidad en el incremento salarial.

– Pese al bajón de julio se ha mantenido el peso de la contratación indefinida, pero hay muchas dudas sobre la calidad de los nuevos contratos fijos.

– Es la gran incógnita. La precariedad es como la Hidra de Lerna, le cortas una cabeza y aparece otra. Hemos hecho una reforma importante para atajar la temporalidad, que ha dado datos espectaculares, pero hay un incremento de la contratación a tiempo parcial que hay que seguir muy de cerca. Creo que hay sectores en los que se hacen contratos de cuatro horas para pagar el resto de la jornada en B. Ahí la Inspección tiene un papel importante que hacer.