Arcadio suárez

El IPC baja en toda España en agosto, excepto en Canarias y Baleares

En el archipiélago canario se situó en un 9,5%, una décima más que en julio

EFE

La tasa interanual del índice de precios de consumo (IPC) bajó en agosto respecto a julio en todas las comunidades excepto Canarias, donde subió 0,1 puntos, y en Baleares, donde creció 0,4 puntos porcentuales, según los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En la Comunidad Valenciana y Extremadura no hubo variaciones, en Cataluña bajó una décima de punto, en Castilla y León, País Vasco y Ceuta dos décimas, tres en Andalucía, Aragón, Madrid y La Rioja, cuatro en Cantabria, Murcia, Navarra y Melilla, cinco en Asturias y Galicia y seis en Castilla-La Mancha.

A pesar de haber bajado un 0,1 % en agosto, igual que en Navarra, los precios suben más este mes en comparación con agosto de 2021 en Castilla-La Mancha, un 12,6 %, por delante de Castilla y León (11,8 %), Extremadura (11,5 %) y La Rioja (11,4 %).

Suben también por encima de la media (10,5 %) en Aragón (11,1 %), Galicia, Murcia y Navarra (11,0 %), Andalucía y la Comunidad Valenciana (10,9 %), Baleares (10,7 %) y Asturias (10,6 %), y por debajo en País Vasco (10,3 %), Cataluña (10,2 %), Cantabria (10,1 %), Canarias (9,5 %) y Madrid, que ahora es la comunidad menos inflacionista, con un alza del 9,3 %.

En Melilla el incremento es igual a la media (10,5%) y en Ceuta baja hasta el 9,8%.

En comparación con julio, frente a los descensos del 0,1 % de Castilla-La Mancha y Navarra, los precios subieron más en Baleares (0,7%) y Canarias (0,6%), se mantuvieron en Madrid (0,0%) y crecieron menos en Castilla y León y Galicia (0,1%).

En los ocho primeros meses del año, la comunidad más inflacionista sigue siendo Castilla-La Mancha, que de todos modos baja una décima hasta el 7,3%, seguida de Castilla y León (6,7%) y Extremadura y Galicia (6,6%), mientras Madrid se queda en el 5,1% y Canarias sube hasta el 5,3%.

Alimentos y bebidas no alcohólicas suben casi un 14%

Otro de los grupos que influye positivamente en la inflación es el de alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 13,8%, tres décimas superior a la del mes pasado y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

De este grupo, destacan los incrementos de los precios de la leche, quesos y huevos (mayores este mes que en 2021); la carne (frente a la estabilidad del año anterior); y el pan y cereales (con un aumento superior al de agosto del año pasado).

Los elementos que más subieron en agosto respecto al mismo mes de 2021 fueron los combustibles líquidos (79,1%), otros aceites (71,2%), electricidad (60,6%), harinas y otros cereales (39%) y mantequilla (31,8%), mientras que los que más bajaron fueron los peajes y aparcamientos (20,5%), servicios de telefonía móvil (6,3%), equipos de telefonía móvil (5,1%), equipos audiovisuales (4,9%) y ordenadores personales (4,6%).

Respecto a la inflación subyacente, que no incluye ni alimentos frescos ni energía, el INE la mantiene en el 6,4%, tres décimas más que la registrada en julio y la más alta desde enero de 1993.

En cuanto a la evolución mensual, los precios de consumo subieron un 0,3% respecto a julio, mientras que el índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA, que permite hacer comparaciones con otros países europeos) se sitúa en el en el 10,5%, dos décimas inferior a la del mes anterior.

Fuentes del Ministerio de Economía señalan que, en principio, el IPC debería seguir esta senda de desaceleración en los próximos meses, y añaden que los picos de inflación se han registrado en marzo, cuando Putin inició la guerra, y en junio, cuando Rusia redujo el suministro de gas a Europa.

Respecto a la desaceleración de la inflación, las mismas fuentes subrayan que «coincide con la puesta en marcha de los paquetes de medidas del gobierno, lo que demuestra la eficacia de las medidas adoptadas».