Sin turistas se convierte en paseo fantasma

El cierre de la zona comercial más selecta del Sur, como consecuencia de las medidas para controlar la propagación o el contagio del coronavirus (Covid-19), está dejando imágenes de silencio y soledad nunca vistas en el corazón de Meloneras

GABRIEL SUÁREZ / MASPALOMAS

Como consecuencia de la pandemia del coronavirus (Covid-19) Bulevard El Faro, el gran paseo comercial junto a los hoteles más lujosos de Meloneras, afronta con incertidumbre, como la mayoría de los establecimientos turísticos del Sur, la ausencia obligada de los miles de turistas que lo visitan habitualmente para hacer sus compras, comer o simplemente disfrutar de un buen momento de ocio y distracción. La imagen este espacio ayer al mediodía, horario en el que suelen concentrarse en sus locales y alrededores más de dos millares de personas, era propio de un centro comercial fantasma. Silencio y vacío.

Sin visitantes y con todos sus locales cerrados, su aspecto era desolador para quienes lo observaban con ojos foráneos, pero desesperante para aquellos propietarios o responsables de tiendas, bares, cafeterías y restaurantes, algunos de los cuales se han volcado en trabajos de mantenimiento, con la esperanza puesta en que las medidas de prevención contra el contagio del virus no se prolonguen más allá de lo previsto, aunque todos dan par hecho «que esto va para largo».

Con la preocupación a flor de piel, el encargado de Café de París, uno de los locales más selectos del paseo, Fernando Rodríguez, aseguró que están con temor, «como todo el mundo, por lo que pueda pasar o por el tiempo que pueda durar esta situación», indicó, recomendando «calma», porque entiende que la situación «por mucho que uno se ponga nervioso no va a mejorar».

Vídeo.

Mejoras.En este local, como en otros cercanos, ayer estaban entregados a las tareas de realizar pequeñas reformas y trabajos de pintura, aprovechando este tiempo en el cual están cerrados para mejorar sus instalaciones con vistas a una próxima vuelta a la normalidad.

Los únicos establecimientos con las puertas abiertas al público en esta zona entre Meloneras y el Faro de Maspalomas son los hoteles, los supermercados, las farmacias, las parafarmacias y la gasolinera. Con las persianas bajas están los centros comerciales Varadero, Bulevard El Faro, Oasis Beach, Playa de Meloneras, Oasis de Maspalomas y La Charca, establecimientos que mueven a diario más de 5.000 turistas extranjeros.

El flujo de visitantes en el epicentro del turismo de mayor poder adquisitivo del Sur es mínimo. Los hoteles poco a poco se han ido vaciando y en las puertas de los mismos es de destacar los movimientos de guaguas y vehículos de transporte particulares trasladando clientes al aeropuerto.

Según comunicó la compañía ayer, ninguno de los huéspedes o trabajadores de Lopesan Hotel Group presenta síntomas asociados al Covid-19. La empresa ha considerado oportuno realizar un ejercicio de responsabilidad social y adaptar los servicios que ofrecen sus hoteles a las directrices de Sanidad. Los clientes permanecen en sus habitaciones por lo que no se ven turistas en las piscinas.