La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados. / ep

Ribera defiende que el tope al gas recorta 250 millones de beneficio a las eléctricas

Recuerda a Galán que su aviso del terrorismo intervencionista sobre el mecanismo ibérico es ahora valorado por otros países para aplicarlo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Apenas 15 días después de ponerlo en marcha, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha defendido las bondades de la excepcionalidad ibérica al indicar que en estas dos semanas la aplicación del tope al gas ha conseguido reducir en 250 millones de euros los 'beneficios caídos del cielo' de las compañías eléctricas.

Ribera ha expuesto estos cálculos en una sesión ante el Congreso en la que ha cargado contra parte de las compañías por despreciar en su momento el sistema; y contra el PP, que le ha afeado el incremento de precios de los primeros días y los efectos colaterales del tope, como las exportaciones a Francia o el incremento de los ciclos.

Tras defender que es una medida «eficaz» para proteger a los consumidores, Ribera ha indicado que la excepción pactada con Portugal y avalada por Bruselas «ha demostrado ser efectiva» para reducir los precios del mercado y reducir las ganancias que obtienen las compañías al beneficiarse de los altos precios del gas, aunque el coste de la producción de muchas de sus centrales sea muy inferior a esos precios. Además, ha aprovechado para lanzar una crítica velada al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, quien se mostró en contra del tope al calificarlo como «terrorismo intervencionista». «Frente a quienes lo calificaron» de esta manera, recordó Ribera, «ahora es visto por otros países» como modelo para ponerlo en marcha.

La titular de Transición Ecológica apunta que la medida ha reducido el precio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista un 14% si se compara con los registros que el 'pool' (como se conoce al mercado mayorista de electricidad) hubiese tenido de no aplicarse el mecanismo. La ministra considera que el tope al gas, junto a la rebaja del IVA y de los cargos, implica que la factura sea un 30% más barata que si no se hubiesen puesto en marcha estas iniciativas.

También ha subrayado que la estimación que se maneja en el Ministerio sitúa el precio de la electricidad para España en el cuarto trimestre de este año en 149 euros el megavatio hora (MWh), frente a los 343 euros/MWh de Alemania y los 743 euros/MWh de Francia, debido en este último caso a «la terrible situación de su parque nuclear», ha aseverado Ribera.

Ahorrar ante la crisis

Ante la tensión que se puede generar en los próximos meses, y que puede ir a más, Ribera insiste en que España debe estar «preparada» apostando por por impulsar la diversificación de proveedores de gas, fomentar las energías renovables y el biogás, intensificar las políticas de ahorro y eficiencia y también la electrificación. Medidas todas ellas que ha considerado que «pueden ser determinantes de cara al próximo otoño o invierno».

Por otra parte, ha anunciado que durante el segundo semestre del año se elaborará la propuesta para modificar la actual tarifa regulada (PVPC), a la que están acogidos diez millones de usuarios. Se habilitará una fórmula que de estabilidad al precio con revisiones periódicas como en toda la UE. Entrará en vigor, según la ministra, el 1 de enero de 2023.