Sede del FMI en Washington. / afp

El FMI recomienda a España subir impuestos para reducir el déficit

El organismo respalda la reforma laboral aprobada por el Gobierno y solicita un «plan creíble» de consolidación fiscal

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

En plena recuperación del empleo y de la recaudación en España, la deuda y el déficit siguen siendo dos de las variables que más preocupan a los organismos internacionales por el riesgo que pueden suponer para una recuperación a largo plazo.

Así lo ha vuelto a poner de manifiesto el Fondo Monetario Internacional (FMI), que este miércoles ha publicado el denominado 'artículo IV' que los expertos del organismo elaboran tras las visitas periódicas al país. En el documento, el FMI estima que España podrá reducir su déficit presupuestario este año al 5,3%, desde el 7,8% del anterior. En 2023 el desequilibrio se reduciría hasta el 4,3%.

Pero cuidado, porque la cifra no bajará del 4% hasta al menos 2027. Ante este escenario de estancamiento en el ritmo de reducción del déficit desde 2023, el organismo recuerda que la relación impuestos/PIB en España es «relativamente baja» si se compara con sus pares regionales. Por eso, dejan entrever que su recomendación es subir impuestos, mediante «el fortalecimiento de la recaudación del IVA», además de elevar los impuestos ambientales.

La propuesta del FMI llega en pleno debate sobre la futura reforma fiscal, a apenas dos semanas para que el comité de expertos presente al Ministerio de Hacienda sus propuestas para el texto. De momento, el Gobierno sigue descartando una subida de impuestos generalizada, confiado en que la propia recuperación de la economía y del mercado laboral mantengan la senda alcista en la recaudación.

En este punto, el organismo también incide en que «serán necesarias medidas adicionales para compensar el aumento de los costes fiscales» asociados con la reforma de las pensiones. Es decir, con la aplicación de ligar su subida al IPC. «Se espera que solo una parte del aumento sea compensado por el resto de medidas adoptadas, como la introducción de incentivos para aumentar la edad efectiva de jubilación o el aumento temporal de las cotizaciones a la seguridad social», indican los expertos. Y lanzan una advertencia: «Preservar la sostenibilidad de las finanzas públicas requiere esfuerzos adicionales para contrarrestar el gasto en pensiones».

Deuda y reforma laboral

Los expertos del FMI, que mantienen su anterior previsión de crecimiento para España del 5,8% para este año, también han elogiado la respuesta del Gobierno a la pandemia. Pero cuidado. Como ya evidencian los datos, el organismo reconoce que, si bien se está produciendo una recuperación y el empleo ha rebotado con fuerza, «la producción se mantiene aún por debajo de los niveles previos a la pandemia». Algo que podría agravarse si persisten riesgos como los cuellos de botella en la cadena de suministros global.

Ante este panorama, el FMI vuelve a insistir en la necesidad de mantener políticas flexibles para seguir ayudando a familias y empresas hasta que la recuperación se consolide. Los expertos insisten en que la política fiscal del Ejecutivo de Pedro Sánchez debe, no obstante, ser mucho más selectiva para enfocarse en los más vulnerables a medida que el rebote económico se vaya afianzando.

El buen sabor de boca con el que los expertos de la institución han terminado su última ronda de consultas con instituciones y agentes sociales del país no esconde, sin embargo, las debilidades de una economía en la que uno de los principales riesgos sigue siendo el elevado nivel de deuda. «La deuda debe reducirse gradualmente para reconstruir un espacio fiscal que permita responder a futuros shocks», advierte el informe.

Por eso, y ante unos niveles que ya superan el 120% del PIB, solicitan al Gobierno una «pronta formulación de un plan creíble de consolidación fiscal a medio plazo», que podría ayudar a mejorar «la confianza de los inversores».

El FMI sí valora de forma muy positiva la reforma laboral aprobada recientemente en España, sobre todo con el elevado nivel de consenso con el que se ha aprobado la reforma, así como la capacidad para hacer que los contratos indefinidos sean más atractivos para las empresas.

Los expertos llaman además al Gobierno a imprimir un paso más para fortalecer la formación y las políticas activas de empleo, en un momento en el que resulta clave «mejorar la cualificación de la mano de obra y la reasignación sectorial».

Del mismo modo, y sin mencionar explícitamente el riesgo de ejecución, el organismo da un toque de atención al Ejecutivo apuntando a la importancia de «establecer un marco que garantice un uso transparente y eficiente de los fondos europeos».