Yecasa convertirá Arinaga en un ‘hub’ de trasbordo de graneles

    Cargando reproductor ...
10/02/2019

La primera terminal cerrada de España comenzará a operar a finales de este mes y tendrá una capacidad de 90.000 toneladas. Su presidente Enrique Delgado ha invertido 8,5 millones

Las Palmas de Gran Canaria

El grupo canario Yecasa (Yesos Canarios), cuyo presidente es Enrique Delgado, pondrá en marcha a finales de este mes o principios de marzo en el puerto de Arinaga la primera terminal cerrada de graneles de España. Sus modernas instalaciones y una tolva «gigante» autopropulsada permite la descarga directa del barco a la terminal, evitando la contaminación atmosférica al no generar nada de polvo. Este fue un requisito indispensable para que el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de Agüimes dieran la licencia.

Yecasa entra en Arinaga después de que en septiembre de 2017 caducara su concesión (Gramelcan) en el Reina Sofía y decidir la Autoridad Portuaria destinar la totalidad de superficie de este muelle, que históricamente acogió a las graneleras, al negocio offshore y las reparaciones navales. El presidente de Yecasa, Enrique Delgado, intentó mantener la parcela de La Luz con una modificación del objeto concesional y así entrar en un nuevo sector pero el Puerto se lo denegó y la sacó a concurso. Se la adjudicó a la UTE Hamilton-Tecnavin, si bien Delgado tiene puesto un recurso contencioso administrativo para conseguir mantener la parcela en La Luz y entrar en el offshore.

Así todo, según indica, está satisfecho con el traslado de la granelera al puerto del sureste por la proximidad a su fábrica (Yesos Canarios), ubicada en el polígono industrial de Arinaga.

La nueva terminal, en la que se han invertido 8,5 millones de euros y que se ha construido en un año, casi cuadruplica la capacidad de la que había en La Luz. La de Arinaga tendrá capacidad para 90.000 toneladas frente a las 25.000 de Gramelcan. Tiene siete silos horizontales que se pueden subdividir según la necesidad.

Sus peculiaridades y tamaño permitirán la introducción en las islas de nuevos productos en polvo, muy demandados en la construcción al reducir el peso de los prefabricados y que ahora no se traen por los problemas medioambientales que podría generar su manipulación en terminales abiertas. «Con el binomio terminal-fábrica lo traemos a muy pequeño tamaño, en la fábrica se microniza y lo ensilamos para distribuir», explica.

La terminal será, además, hub de trasbordo de granel gracias a los acuerdos cerrados con dos multinacionales del sector de materias primas a granel que operan en Sudáfrica. Éstas descargarán en Arinaga su material y Yecasa, que tiene diez barcos mercantes y graneleros (por la filial Camarex) se encargaría de llevarlo al Aiún, Dakla, Noadhibou o Banjul, entre otros destinos del África occidental, según indica Delgado. También moverá granel alimenticio para la fabricación de piensos pero no para consumo humano. «Traemos nuevos productos para rentabilizar la terminal», concluye.

Un grupo familiar con barcos, fábrica, terminal y minas

Yecasa es un grupo empresarial canario que inició su actividad en los años 60 en Gran Canaria. En las seis décadas que lleva operando se ha convertido en un gigante que factura anualmente 40 millones de euros y tiene una plantilla de casi 200 personas.

Es el primer grupo granelero de las islas, con una cuota de mercado del 85% y con dos terminales, la de Gran Canaria y una, semiabierta, en el muelle pesquero de Santa Cruz de Tenerife. Ellos son los únicos que transportan, descargan y comercializan. Se encargan de todo el proceso.

La matriz Yecasa tiene cuatro filiales: Yesos Canarios (la fábrica), Gramelcan (terminal), la naviera Canarex (con 10 barcos entre mercantes y graneleros) y el Proyecto Dover. Actualmente opera en Canarias, Cabo Verde, Guinea Conakry, Guinea Bissau, Senegal, Gambia y Marruecos. En este último país tiene una cantera de sulfato cálcico y en El Aiún explota una mina de arena. «Hemos trabajado mucho», resume Delgado.