Solo dos buques movidos con GNL harán escala en La Luz hasta 2020

25/06/2018

Un estudio realizado por el Puerto apunta que el cambio hacia este combustible está siendo muy lento. La demanda a medio plazo es de 366 buques. En 2050 se prevé un suministro de 1,4 millones de metros cúbicos en La Luz

El gas natural licuado (GNL) es una necesidad en el puerto de Las Palmas para que La Luz siga manteniendo su liderazgo en el negocio del suministro de combustible a buques. Sin embargo, la introducción del GNL en el transporte marítimo está produciéndose a un ritmo más lento al que se preveía en un principio. El cambio se está produciendo «poco a poco» y no se prevé que haya una sustitución en totalidad de los viejos -con más de 25 años- por otros nuevos y movidos por GNL hasta después de 2042.

Actualmente, la mayoría de los buques cuya vida útil se agota se están sustituyendo por embarcaciones similares y no de GNL. En todo caso, el cambio actual afecta está afectando sobre todo a los buques de mayor tamaño, que da la casualidad que son los principales consumidores de combustible de la Luz y su principal nicho de clientes.

Así lo recoge un estudio elaborado por Shipping Business Consultants (SBS) para la Autoridad Portuaria y que analiza la demanda futura del GNL. Este estudio va acompañado de un segundo sobre el coste de implantación de este combustible en el puerto de Las Palmas.

El informe de demanda indica que hasta 2020 solo dos buques propulsados por GNL harán escala en el puerto de Las Palmas. Este invierno hará escala el AIDA Prima, y en 2019 será el AIDA Nova.

A futuro, este estudio estima que en La Luz hay 366 buques (que realizan el 55% del total de escalas -27.748 a tres años-) que, dada su antigüedad, podrían ser objeto de renovación y sustitución por buques de GNL a medio plazo. En el largo y en un periodo de 25 años (para 2042), el estudio calcula que será sustituido el 100% de los buques.

El estudio prevé que en para 2020 la demanda de gas natural licuado en La Luz sea de 19.540 metros cúbicos; la cifra ascenderá a 116.696 metros cúbicos en 2025; a 320.147 en 2030 y a 588.438 para 2035. En 2050 las previsiones apuntan a una demanda en La Luz de 1,4 millones de metros cúbicos de gas natural licuado.

Por su parte, el estudio de implantación analiza dos escenario, uno en el que no haya planta de regasificación en Canarias y que obligaría a traer el GNL de Huelva, con mayor coste; y otro, en el que esté en funcionamiento la regasificadora de Granadilla, que permitirá abaratar los precios.

En ambos modelos se prevé que el GNL llegue en buques a La Luz en contenedores ISO (a -162 grados) y existan dos depósitos de 1.000 metros cúbicos para almacenarlo. Su suministro se haría con gabarras y por sistema. El coste de inversión acumulada para 2050 es de 140 millones de euros. En 2020 se prevé haber invertido 25,5 millones por operadores privados.