Accidente del ferry

El Puerto reforzará la seguridad antivertidos en La Esfinge

25/04/2017

A la espera del arreglo del muelle Nelson Mandela, afectado por la embestida del buque de Naviera Armas el viernes pasado, el Puerto ya trabaja en el refuerzo de la seguridad en el suministro de combustible. Una de las primeras medidas que baraja es la de aumentar el número de válvulas que interrumpan el suministro de hidrocarburos.

La Autoridad Portuaria quiere minimizar el riesgo de vertidos al mar como el que se registró en la noche del viernes tras el impacto del barco Volcán de Tamasite contra el espaldón del muelle Nelson Mandela (La Esfinge). Para ello, el Puerto quiere plantear a la empresa Oryx Iberia la necesidad de triplicar el número de válvulas en las conducciones de hidrocarburos que están dentro de los cajones de protección del dique.

En estos momentos, en los más de dos kilómetros de tuberías que recorre el combustible desde los depósitos de Oryx hasta el punto de suministro de los barcos, hay válvulas de seguridad cada doscientos metros. Y la intención de la Autoridad Portuaria es que las tuberías cuenten con mecanismos de apertura y cierre de seguridad cada 70 o 75 metros.

Lo que se conseguiría con ello, en el caso improbable de que se repita un suceso como el del viernes, es que se vierta al mar una cantidad menor de combustible. Hay que tener en cuenta que los 63.000 litros de gasóleo que cayeron al mar eran la cantidad que había en el momento del impacto en la única tubería afectada por el choque del barco de Armas. En ese momento, se cerró la conducción, pero si hubiera habido más válvulas de seguridad, el derrame habría sido menor.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, confía en que Oryx Iberia acepte esta propuesta.

Reconstrucción del dique

Mientras tanto, el Puerto seguirá trabajando estos días en la confección del proyecto de reconstrucción del dique afectado por el impacto. Ibarra explicó que los técnicos constataron ayer que los daños no solo afectaron al dique, sino también a la parte baja de los cajones, a los que les afectó la embestida del bulbo de proa del ferry. Aún así, se mantiene la previsión de dos millones de euros de coste.

La intención es licitar la obra por emergencia mediante la invitación de las seis o siete empresas con la clasificación necesaria para ello. Según los cálculos de Luis Ibarra, la adjudicación de los trabajos podría hacerse en un mes y el inicio de las obras, medio mes después, es decir, en torno a junio. Y cinco meses después, podría devolverse la normalidad al Nelson Mandela.

Ello requiere la reparación de los cajones afectados por el impacto, la reconstrucción del dique dañado por la caída de las losas de hormigón y la reparación de las cinco tuberías de suministro, puesto que aunque sólo se rompió una -la que originó el vertido-, las otras cuatro fueron desplazadas.