El cambio de combustibles marinos relanzará el sector naval de La Luz

Los buques en funcionamiento deberán adaptarse para cumplir a partir de 2020 con la norma que obliga a utilicar fueloil bajo en azufre o GNL. Los astilleros de Las Palmas acogerán estos trabajos

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

Las Palmas de Gran Canaria

El sector naval de La Luz vive actualmente un buen momento. Los astilleros del puerto han finalizado el primer trimestre de este año «llenos» y con mejores resultados que el pasado ejercicio y desde luego superiores a 2016, considerado un annus horribilis por el sector. Las plataformas petrolíferas ya empezaron a generar algo de actividad el pasado año y en 2019 los proyectos han tenido un buen arranque aunque el entorno aún es complicado debido a los bajos precios del crudo. Es por ello que hoy el grueso de actividad del sector de las reparaciones navales de Las Palmas lo acaparan los buques mercantes, los barcos de pasaje y ferris y los pesqueros, entre otros.

A corto plazo y según se puso ayer de manifiesto en la Mid Atlantic Ship Repair & Supply Summit, el sector de las reparaciones navales de La Luz se va a ver relanzado por los cambios que se introducirá en 2020 en el uso de los combustibles marinos.

A partir de esa fecha los barcos en funcionamiento deben utilizar fueloil bajo en azufre. Adaptarse a la nueva normativa obliga a los barcos que pasen de gasoil a combustible bajo en azufre a someterse a trabajos de limpieza y modificación de sus tanques. Aquellos otros que decidan cambiar el gasoil por gas natural licuado tendrán que instalar sistema de lavado de gases. Parte de estos trabajos se podrá hacer a flote pero otra se tendrá que hacer varados en seco y La Luz será una buena opción al ser referencia en el sector y encontrarse además en una ubicación estratégica. «Los astilleros en general están teniendo más carga de trabajo y van a tener más aún», aseguró ayer el CEO de Astican, Germán Suárez, en el marco del Mid Atlantic.

El dique seco para 2021

Durante su intervención, Suárez expuso el proyecto del dique seco en el que trabaja la empresa Astican y que cuenta con una inversión de 35 millones de euros, la mayor que un operador privado hará en La Luz. El proyecto camina a buen ritmo y la empresa prevé que esté operativo en el primer trimestre de 2021.

El dique permitirá triplicar la capacidad de Astican y varar para su reparación buques de alto tonelaje -de hasta 95.000 toneladas de peso muerto- y hasta 320 metros de largo. Los grandes cruceros podrán repararse aquí.