Actualmente hay en Canarias en torno a 25.000 vehículos en alquiler. En los últimos meses se han incorporado 1.000 unidades más. / ARCADIO SUÁREZ

Los precios del alquiler de coches se triplican en verano tras el recorte de la flota por la covid

Los 'rent a car' de las islas han incorporado vehículos pero no son suficientes para cubrir los picos de demanda. Varias razones impiden comprar más. Los precios disparan las reservas de coches en las navieras para viajar entre islas

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El recorte que ha sufrido el parque de automóviles de 'rent a car' en las islas en el último año y medio por la covid ha derivado en un déficit de coches este verano y que los precios se disparen. Alquiler hoy un coche en las islas puede llegar a costar el triple que en 2019 y, como indican fuentes del sector, si encuentras uno «cógelo» porque es probable que en unos días no tengas opción de vehículo. El problema se está dando sobre todo en islas como Lanzarote y Fuerteventura, a donde las empresas de 'rent a car' están trasladando vehículos para este verano desde otras islas por la previsión de una demanda creciente. «No hay mucho turismo pero si está llegando algo más y a más demanda e igual oferta, los precios suben», indica el presidente de la Asociación Profesional de Empresarios de Coches de Alquiler en Canarias (Apeca), Juan Antonio Jiménez. El déficit y los precios de los coches está disparando las reservas de vehículos en las navieras que operan entre islas.

De los 82.000 unidades que se estima que había en las islas antes de la pandemia se aplicó un fuerte recorte de más del 70%, que ha reducido el número de coches activos a unos 25.000.

Este número ha sido hasta ahora suficiente para cubrir la demanda que se generaba en las islas. De hecho, de las 25.000 unidades que se mantuvieron, solo 18.000 circulaban por la carretera y 5.000 estaban en depósito. Ahora todas están operativas pero la cifra no cubre ni va a cubrir la totalidad de la demanda momentos puntuales del verano. Y aunque el sector está incorporando de forma paulatina nuevas unidades - de enero a mayo se han matriculado 1.000 vehículos- no se atreve a compras mayores por la incertidumbre que aún hay sobre el sector turístico.

Como señala Roberto Dávila, el secretario general de la Asociación de Empresas Canarias de Alquiler de Vehículos (Aecav, que integra a los grandes) y también CEO de la empresa Avis, tener un vehículo parado tiene un coste medio mensual de 250 euros. Ahora, en verano hay un repunte de la demanda, pero cuando termine septiembre no se sabe qué va a suceder y un coche que esté dos semanas parado aunque lo hayas tenido otras dos alquilado» ya supone pérdidas». «Se prevé una mejora del sector turístico en la temporada de invierno pero ahora mismo lo único seguro es la incertidumbre», indica Dávila.

En cualquier caso, el sector prevé incorporar 12.000 nuevas unidades a cierre de año, lo que supondría un incremento del 300%. 2020 se cerrará con unos 30.000 coches de alquiler, así todo la mitad de los que había en 2019.

El presidente de Apeca (integra a más empresas locales), Juan Antonio Jiménez, indica que el sector no va a compras masivas de coches por la «volatilidad e incertidumbre» que sigue dominando el panorama y por la dificultad que hay ahora mismo para comprar coches. Según explica, los concesionarios no tienen mucho vehículo y los pedidos se están retrasando. Las plantas de producción también arrastran problemas por la falta de componentes y que ha reducido el número de vehículos que salen de las plantas. «Aunque quisiéramos incorporar más flota es imposible», dice.

Finalmente, mencionan un tercer inconveniente que es la financiación. Según señala, muchas empresas se están encontrando con problemas de crédito para aumentar sus flotas. «Se están dando varias circunstancias que impiden aumentar los coches en alquiler», indica. En cualquier caso, destaca que el precio de los coches de alquiler en Canarias ha sido tradicionalmente « bajo» y ahora ha subido al nivel normal aunque lejano a los más de 100 euros al día que se están pidiendo en zonas de la península y Baleares.