e. c.

El PERTE agroalimentario inyectará 1.800 millones al sector desde el mes que viene

El presidente Pedro Sánchez anuncia que este proyecto tendrá un impacto económico de unos 3.000 millones por la inversión privada y permitirá crear 15.000 empleos

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Con la guerra de Ucrania como telón de fondo, el presidente del Gobierno destacó este miércoles durante la presentación del PERTE agroalimentario la necesidad de la independencia estratégica de nuestro país no solo en asuntos como la defensa o la energía, sino también la agricultura para «no depender de terceros» para abastecer a la población.

Así, Pedro Sánchez anunció que el nuevo proyecto vinculado a los fondos europeos inyectará sobre el sector agroalimentario 1.800 millones de euros que comenzarán a llegar a la industria y las empresas ya en la primera quincena del mes de junio. En concreto, el Gobierno destinará 400 millones para el fortalecimiento industrial del sector, 450 millones para la digitalización de la cadena agroalimentaria y otros 148 millones destinados a investigación para «aumentar la capacidad productiva y la competitividad del sector en el futuro», explicó el presidente durante la presentación del PERTE en la feria nacional del vino Fenavin que se celebra en Ciudad Real.

Aparte de esta dotación que ya era pública, el presidente aprovechó la ocasión para anunciar que el Gobierno pondrá otros 800 millones de euros a disposición del sector para la transformación de la industria, la mejora de la gestión del agua y la modernización de los regadíos.

Se prevé que este PERTE tenga un impacto de partida en la economía de unos 3.000 millones, y la creación de hasta 15.000 empleos directos en los próximos años.

El sector contribuye con casi un 10% al PIB y está conformado en un 96% por pequeñas y medianas empresas, más de 30.500 pymes en total. Por ello, Sánchez quiso hacer hincapié en que este proyecto beneficia a pequeñas empresas y autónomos del sector para mejorar su competitividad, la sostenibilidad económica de sus negocios y su contribución al reto demográfico.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, recordó que España es el cuarto exportador de la UE y el séptimo del mundo. El sector ocupa a 2,3 millones de personas, donde ya el 30% son mujeres. «El sector primario es un segmento muy importante que requiere rentabilidad para ser sostenible», aseguró Planas.