Escrivá insiste: «El problema de la esperanza de vida se soluciona trabajando más»

El ministro, aunque reconoce que hay fuego amigo, lo considera «un clásico» y se siente «muy respaldado» por Moncloa

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Pese a que algunos miembros de su propio Gobierno como Yolanda Díaz le piden «cautela», José Luis Escrivá se sigue enredando en sus propias declaraciones. Precisamente en una entrevista en Onda Cero en la que trataba de defenderse una vez más de unas palabras que se le malinterpretaron y se hicieron sin conocer lo que realmente había dicho, volvió a dejar caer cuál es la receta que tiene en mente para lograr la sostenibilidad del sistema de pensiones: trabajar durante más años.

«El problema de la esperanza de vida se soluciona trabajando más», dijo cuando criticaba el factor de sostenibilidad del PP, probablemente sin darse cuenta de que es otra afirmación que puede volverse en su contra. No obstante, no significa que el ministro pretenda ampliar la edad legal de jubilación. No, no está en sus planes, según repite como un mantra durante los últimos días después de la polvareda generada por esa entrevista del fin de semana en la que abogó por la necesidad de un cambio cultural en España para trabajar más entre los 55 y los 75 años. No, su reto está en conseguir que voluntariamente cada vez más personas alarguen su vida laboral y, sobre todo, impedir que se obligue a los trabajadores a prejubilarse. Es decir, acercar la edad real de jubilación a la edad legal, taly como se pretende con la nueva reforma que este jueves se presentará en el Congreso.

Y por ello insistió en que lo que planteó es «difícil de rebatir». «Es evidente: tenemos una anomalía de personas que se prejubilan a los 55 años, no es habitual y además es muy injusto. Expulsar a las personas a los 55 fuera del mercado de trabajo sin querer es muy injusto». Y aseguró que el debate sobre que el empleo senior se sustituye por empleo joven es «falaz». Ni las mujeres ni los nueves millones de inmigrantes que han llegado –apuntó– han desplazado al empleo de los hombres. «Ha supuesto una mayor diversidad de perfiles y ha habido un crecimiento y se generan sinergias», afirmó.

«Aprecia» a Yolanda Díaz

Pero Escrivá quiso restarle importancia a esta polémica en la que se ha visto envuelto e incidió en que «el fuego amigo es un clásico». En este sentido, minimizó las críticas de su compañera Yolanda Díaz, quien le pidió «cautela» con sus declaraciones. «No ha sido solo Yolanda Díaz. Ni es la primera ni la segunda vez que realmente se habla de oídas. Pero no quiero focalizarlo en Yolanda Díaz, porque no ha sido solo ella», señaló.

Es más, bromeó con que al menos «ya hay más gente que ha empezado a leerse la entrevista». En cualquier caso, dejó claro que se siente «muy respaldado» dentro del Gobierno e incluso recalcó la buena relación que tiene con la vicepresidenta segunda, a la que dijo tener «mucho aprecio y respeto».