EP

La OCDE apunta a que España sufrirá en 2023 el peor año de la crisis

El organismo prevé que la inflación siga disparada los próximos años, todavía en el 4,8% al cierre de 2024, y pide que las medidas de ayuda sean revisadas «periódicamente» para garantizar su eficacia

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La economía española terminará el año mejor de lo esperado tanto por los organismos como por el propio Gobierno. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), España crecerá un 4,7% este año, tres décimas por encima de su previsión anterior que se quedaba en el 4,4% coincidiendo con la del Ejecutivo. Los datos recogidos en su informe de previsiones mundiales (World Economic Outlook) publicado este martes revela que el mayor bache lo afrontará España el año que viene, cuando la economía crezca solo un 1,3%, dos décimas por debajo de su anterior previsión y un punto por debajo de los cálculos de hace solo seis meses, cuando vaticinaban un 2,2% para 2023.

La inflación estará detrás de este empeoramiento económico para el año que viene, ya que seguirá en niveles muy altos y eso repercutirá en el consumo de las familias, pese al ahorro acumulado durante la pandemia, explica el informe. «La alta inflación frenará el poder adquisitivo de los hogares y la desaceleración económica de los principales socios comerciales afectará a las exportaciones», advierte el organismo en su nota sobre España.

La inflación alcanzará su máximo nivel al cierre de este año, en el 8,6%. En 2023 y 2024 la tasa se moderará en España pero seguirá muy elevada, en el 4,8% ambos años. Destaca el hecho de que la inflación subyacente (que no incluye energía ni alimentos frescos) pasará del 4% este año al 4,8% en 2023 y se relajará hasta el 3,7% en 2024, un nivel aún altísimo si se compara con las tasas del 0,6% que se daba a principios de 2021.

Sin embargo, el dato de inflación para este año (8,6%) es medio punto inferior al vaticinado por la OCDE en sus previsiones anteriores, lo que empujará también el consumo de las familias más de lo esperado. Así, el consumo privado crecerá un 2% este año, frente al 0,1% previsto. Esta tasa se irá estabilizando hasta cerrar 2024 en el 1,4%.

El consumo de las familias también se mantiene gracias al empleo, que pese a la ralentización económica sigue creciendo. Así, la OCDE prevé que la tasa de paro termine el año en el 12,9%, siete décimas por debajo de lo previsto hace seis meses. La misma tasa del 12,9% tendrá el año que viene, un punto menos de lo estimado, y descenderá levemente al 12,7% en 2024.

Pacto de rentas

Para paliar los efectos más negativos de la crisis, la OCDE propone a España que los interlocutores sociales lleguen a un acuerdo (el denominado 'pacto de rentas') que ayude a «compartir de la carga del aumento de los precios» y mitigue el riesgo de «una espiral de salarios y precios».

En este sentido, considera que las medidas fiscales propuestas por el Gobierno para aliviar la subida de precios deben ser «temporales» y dirigidas a los más necesitados. Además, propone a España que las ayudas sean «revisadas periódicamente». Así, se «garantizará» que van dirigidas a los más expuestos a la crisis y que son compatibles con los objetivos de reducción de déficit y deuda, así como con los objetivos medioambientales. Asimismo, la organización advierte de que el uso «oportuno y eficaz» de los fondos europeos Next Generation serán «clave» para apoyar la inversión empresarial, impulsar la productividad a largo plazo y lograr la transición verde.

Mejor que el resto de Europa

Pese a las peores previsiones, España sigue siendo el país que mejores cifras presenta de la eurozona. Alemania, por ejemplo, retrocederá un 0,3% el año que viene, mientras que Francia e Italia solo crecerán un 0,6% y 0,2%, muy por debajo del 1,3% de España. Desde el Ministerio de Economía se felicitan por estos datos y destacaron que a pesar del contexto económico «complicado», todos los organismos están revisando al alza sus previsiones para este año y estiman que creceremos «claramente por encima» del conjunto de la UE.

La zona euro en su conjunto crecerá solo un 0,5%, el conjunto de la OCDE un 0,8%, mientras que la economía mundial avanzará un 2,2%, con una inflación por encima del 5%. Estados Unidos solo crecerá un 0,5% y China lo hará un 4,6% en 2023, gran motor de crecimiento mundial pero muy por debajo de sus tasas habituales.