Vista de la Gran Vía de Madrid. / r. c.

El número de millonarios en España cae un 23% durante la pandemia

Las personas con un patrimonio superior al millón de euros ascienden a 886.014, mientras que el número de ultrarricos (con más de 30 millones) cae un 13%

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Aunque las estadísticas y los estudios sobre el impacto de la pandemia en la economía española han dejado claro que los colectivos más vulnerables han sido los más golpeados en términos financieros, la crisis también ha pasado factura a los grandes patrimonios españoles. Según un estudio elaborado por la consultora Night Frank, el número de personas con un patrimonio superior al millón de euros se situó en 886.014. Es decir, se pierde la barrera del millón de millonarios alcanzada en 2019 con una caída del 23%.

La tendencia sorprende, sobre todo, porque es bastante peor que la evolución media de todos los países analizados en el informe. En concreto, a cierre de 2020 existían en el mundo más de 48,5 millones de ciudadanos con un patrimonio superior al millón de dólares, limitando la caída al 8% respecto al cierre de 2019.

Si se sube un escalón en el cómputo de riqueza la situación es similar. Frente a la subida del 2% que han registrado los patrimonios de más de 30 millones de dólares resistiendo el envite de la crisis, en España estos perfiles han caído un 13% al pasar de 6.861 personas a 5.938, según los datos de la consultora.

Aunque si la perspectiva se amplía a cinco años vista el número de millonarios y de ultrarricos sí evoluciona al alza, con un crecimiento del 27% y del 9% en el país, respectivamente, los datos del pasado año ponen de manifiesto la necesidad de recuperación para este colectivo. Y, sin duda, el mercado inmobiliario será uno de los grandes activos para conseguirlo.

Según indican los expertos, la liquidez acumulada tardará todavía unos meses en soltarse, pero hay mucho interés, especialmente por parte de los inversores internacionales, en invertir en vivienda residencial, alquiler, logística y oficinas en España. Los inversores estarían esperando, no obstante, un mayor ajuste de precios para lanzarse definitivamente al mercado.

A nivel global, el comportamiento positivo que ha mantenido el área residencial prime continuará durante el resto del año 2021, puesto que, como revelan los datos de The Wealth Report, un 26% de los altos patrimonios planea comprar una nueva vivienda en el presente año.

Esta tendencia global coincide con la situación que encontramos en el mercado español, donde la compraventa de vivienda de obra nueva prime se ha comportado de manera positiva. «El confinamiento no paralizó en exceso el sector por la mejora de tendencias existentes como las visitas virtuales o los vídeos 3D de los inmuebles. Así, presenciamos una etapa de estabilidad tanto en precio como en demanda durante esos meses, y que ahora recupera la tendencia positiva previa a la covid-19», indican desde la firma.

También se ha visto un cambio en las preferencias de los compradores. El producto situado a las afueras de Madrid, en particular los unifamiliares con espacios exteriores como jardín o terraza y con vistas, es el que ha presentado un mejor comportamiento, impulsado por los meses de confinamiento. «Por las restricciones sanitarias, hemos asistido a un predominio del comprador nacional frente al inversor extranjero», indican.

Según las previsiones de The Wealth Report, los precios residenciales prime crecerán en Madrid en un 3% durante el presente año, siendo la ciudad española más destacada por delante de Barcelona (2%). A nivel global, Seúl será la que presente un mayor incremento, con un 7%, seguida por Shangai y Ciudad del Cabo, ambas con una subida del 5%.

Gana fuerza el alquiler

The Wealth Report también recoge la Knight Frank's Attitudes Survey, la encuesta sobre tendencias y actitudes realizada por la consultora inmobiliaria a los UHNWIs y HNWIs. A la pregunta sobre qué ramas del inmobiliario ven más interesantes para invertir, el 32% de los encuestados señala el PRS o mercado del alquiler.

Esto sigue en línea con una tendencia que ya estaba presente en el mercado inmobiliario español y que la pandemia se ha encargado de impulsar. La reducción del poder adquisitivo de los ciudadanos, en especial de los jóvenes, que no tienen la capacidad de comprar una vivienda y, sobre todo, un cambio de preferencias impulsado por el público millennial, que está contribuyendo a una mayor demanda de alquiler.

Esta mayor demanda es la que ha logrado que, durante el año 2020, la inversión en PRS haya supuesto el 15% de la inversión inmobiliaria total en nuestro país. Esto se observa también en el desarrollo e interés que está alcanzando el Build-to-Rent, una tendencia iniciada antes de la pandemia, pero que sigue al alza. Durante el último año, diversos fondos de inversión han llegado a acuerdos con grandes promotores para desarrollar de forma profesional cartera de alquiler.

Así, durante los últimos meses se han iniciado proyectos con una previsión de entrega de 12.000 viviendas destinadas al alquiler en los próximos años. «Vemos un incremento en el apetito inversor, algo muy interesante y que está causado, en parte, por la montaña rusa que han supuesto las bolsas u otras inversiones alternativas en ciertos momentos durante el último año. También debido a los bajos niveles de rentabilidad que ofrecen la renta fija y otras inversiones de bajo riesgo«, coincide expresa Humphrey White, Director General de Knight Frank España.